Chile: el nuevo hogar de los venezolanos que buscan calidad de vida

Terreno de Colchane, Chile. / Captura de pantalla.
Terreno de Colchane, Chile. / Captura de pantalla.

Esta es la historia de Carmen Rodríguez, una profesora universitaria jubilada que debió atravesar más de 7.000 kilómetros para llegar a su nuevo hogar.

Chile: el nuevo hogar de los venezolanos que buscan calidad de vida

El último informe de la Plataforma de Coordinación Interagencial para Refugiados y Migrantes de Venezuela (R4V), la cual está codirigida por la Organización Internacional de Migrantes (OIM) y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), sostiene que más de 6.810.000 venezolanos han abandonado el país.

La cifra responde a la alerta de la Organización de Estados Americanos (OEA), la cual manifestó a mediados de 2021 que el éxodo venezolano podría convertirse en la mayor crisis migratoria internacional, superando incluso la migración Siria, que para ese entonces se situaba en 6,6 millones.

Ahora bien, 450.000 de esos venezolanos que abandonaron el país encontraron en Chile una nueva patria que habitar. Carmen Rodríguez, una profesora universitaria habló con MUNDIARIO para narrar su travesía.

De Venezuela a Chile

Carmen Rodríguez, de 61 años, escapó de la crisis venezolana en un viaje que casi le cuesta la vida. Cuando se graduó como Licenciada en Letras Hispánicas no pensó que un día debía abandonar su país. Tampoco lo imaginó cuando se tituló como Magister Scientiarium en Antropología y mucho menos cuando terminó su Diplomado en Estudios Avanzados en Historia en la Universidad de Cádiz, España (UCA).

Sin embargo, el dinero de su jubilación como profesora universitaria era cada vez más ridículo, por lo que acompañada de sus tres nietos emprendió un gran desafío; viajar desde el Zulia (al noroeste de Venezuela, en los límites con Colombia) hasta Chile. No obstante, el problema principal era que no podía hacerlo por avión, pues obtener el pasaporte en su país era un trámite largo y tedioso. La única alternativa era hacerlo por tierra.

El viaje hasta Colombia pasó sin mayores contratiempos, pero al llegar a Ecuador, casi en la mitad del mundo, se presenta el primer obstáculo, la jefa de policías tenía un objetivo claro; pescar venezolanos, por lo que la profesora y sus tres niños debieron aguardar varias horas para el cambio de turno de esta y así poder entrar al país.

El inicio de la enfermedad

Después de recorrer Ecuador, la familia pasa a las frías tierras de Perú, donde el sol parecía nunca salir. Recorrieron las ciudades de Lima, Tacna y Desaguadero. Más de tres días en esas lluviosas tierras quebrantaron la salud de Carmen, provocándole un asma que casi no le permitía respirar, sin embargo, el viaje debía continuar. Bolivia era el próximo destino. La Paz y Pisiga vieron pasar a tres niños acompañados de su abuela y de un asma galopante que no cedía ante los medicamentos.

“Me aferré mucho a Dios y le pedía fuerzas para continuar. Tenía un compromiso, entregar a mis nietos a sus padres”, contó Carmen, quien tras siete días de viaje había llegado a la frontera chilena. Sin embargo, su salud empeoró y tras tantos medicamentos no recuerda como entró a este territorio. Lo único que sabe es que uno de sus compañeros de viaje la llevó parte del camino y el resto, fue casi arrastrada por el mayor de sus nietos en pleno Colchane, bajo la oscuridad y esquivando policías.

Llegado a este punto parecía que lo peor había pasado, pero entrar ilegalmente a un país tiene sus consecuencias, por lo que debieron esperar 4 días en Iquique, ya que los carabineros (policías chilenos) estaban en búsqueda de migrantes.

Tras 15 horas más de viaje, muchos sustos y una experiencia que difícilmente olvidarán, llegan a la capital chilena donde Carmen cumplió con su compromiso y entregó a los niños a sus padres. A mediados de mayo inició la nueva vida de esta profesora que recorrió más de 7 mil km para escapar de la crisis venezolana y buscar un mejor porvenir. @mundiario

Chile: el nuevo hogar de los venezolanos que buscan calidad de vida
Comentarios