Buscar

MUNDIARIO

Las células cerebrales que suprimen los antojos de drogas podrían mejorar los medicamentos contra la adicción

Los científicos han arrojado luz sobre los mecanismos cerebrales poco conocidos que suprimen los antojos de drogas y alcohol, descubriendo nuevas ideas que pueden ayudar en el desarrollo de mejores medicamentos para la adicción.

Las células cerebrales que suprimen los antojos de drogas podrían mejorar los medicamentos contra la adicción
Cocaína. / PIxabay
Cocaína. / PIxabay

Firma

Sara Rada

Sara Rada

La autora, SARA RADA, es colaboradora de MUNDIARIO. Comunicadora social venezolana, ejerce como redactora creativa y productora audiovisual en distintos medios digitales internacionales. @mundiario

Para los casi 20 millones de adultos estadounidenses que son adictos a las drogas o al alcohol, no existe un tratamiento médico efectivo, a pesar del abundante conocimiento científico que rodea los factores que desencadenan la recaída. Es un dilema que provocó una búsqueda de investigación para Nobuyoshi Suto, doctor del Departamento de Neurociencia de Scripps Research.

En lugar de seguir buscando pistas sobre lo que impulsa la recaída entre aquellos que luchan con el uso compulsivo de drogas, Suto y su equipo decidieron adoptar un enfoque diferente: exploraron cómo el cerebro responde a las señales ambientales que suprimen, no promueven, los antojos de drogas , específicamente para el alcohol y la cocaína, dos de las clases más grandes de drogas abusadas.

Al arrojar nueva luz sobre estos mecanismos cerebrales poco conocidos, sus hallazgos pueden contribuir a mejores medicamentos para tratar la adicción, dice Suto. La investigación, respaldada por subvenciones del Instituto Nacional sobre Abuso de Drogas de NIH y el Instituto Nacional sobre Abuso de Alcohol y Alcoholismo, aparece en Nature Communications.

"Los medicamentos diseñados para contrarrestar los procesos cerebrales que conducen a una recaída han tenido un éxito limitado en los pacientes, al igual que las intervenciones no farmacológicas, como la terapia de exposición a señales que busca ayudar a las personas a lidiar con los desencadenantes de la adicción", dice Suto. "Creíamos que una estrategia alternativa sería beneficiosa, por lo que buscamos explorar lo que sucede en el cerebro en ausencia de desencadenantes, cuando los antojos no conducen el comportamiento".

El estudio examinó cómo se comportaron las células nerviosas en la corteza infralímbica del cerebro. Se cree que esta región del cerebro es responsable del control de los impulsos.

Para sus experimentos, los científicos trabajaron con ratas macho que estaban condicionadas a ser usuarios compulsivos de alcohol o cocaína. Suto y su equipo querían averiguar qué sucede en el cerebro cuando las ratas recibieron señales ambientales (un aroma cítrico, en el caso de este estudio) de que no había drogas disponibles. Esas señales, conocidas como "señales de omisión", tuvieron éxito en la supresión de todos los factores principales que promueven la recaída de drogas.

Luego, el equipo profundizó en los mecanismos cerebrales subyacentes "anti-recaída", utilizando una técnica de laboratorio que eliminaría cualquier ambigüedad sobre el papel que juegan las neuronas en el comportamiento de conformación.

"Nuestros resultados establecen de manera concluyente que ciertas neuronas que responden a las señales de omisión actúan juntas como un conjunto para suprimir la recaída de drogas", dice Suto.

La investigación adicional se basará en estos hallazgos.

"Se necesita un avance médico en el tratamiento de la adicción", agrega Suto. "Nuestra esperanza es que los estudios adicionales de tales conjuntos neuronales, así como los químicos cerebrales, genes y proteínas exclusivos de estos conjuntos, puedan mejorar la medicina para la adicción al identificar nuevos objetivos farmacológicos para la prevención de recaídas".   @mundiario