Buscar

MUNDIARIO

Cataluña decide extender hasta el 23 de noviembre el cierre de bares y restaurantes

De momento, tienen 600 camas de UCI ocupadas. "Dentro de diez días no vamos a salir con unos indicadores extraordinarios. Tendremos que seguir conviviendo con el virus", ha asegurado el secretario de Salud Pública, José María Argimon.

Cataluña decide extender hasta el 23 de noviembre el cierre de bares y restaurantes
Un bar de Cataluña. / Pixabay
Un bar de Cataluña. / Pixabay

Maira Perozo

Periodista.

Los bares y restaurantes de Cataluña permanecerán cerrados hasta el 23 de noviembre, luego que el Gover anunciara este jueves la prorroga de la medida de restricciones para controlar el coronavirus en la segunda ola.

Asimismo fue extendido el lapso para el cierre perimetral de la región, y se ratifica también el confinamiento municipal de los fines de semana y el toque de queda. "Hemos prorrogado las medidas actuales hasta el 23 de noviembre", ha detallado la propia consellera de Salud, Alba Vergés, sobre la base de que Cataluña está "en el pico de la presión asistencial en los hospitales y las UCI", por lo cual consideran necesario hacer "un esfuerzo más".

Claro está, la decisión ha sido en acuerdo con el comité técnico del Plan de Emergencias de Protección Civil de Cataluña (Procicat), y también afecta a restricciones de otros sectores, como el cierre de teatros, cines y gimnasios, que aplicó el Govern hace dos semanas.

Por otra parte, se ha acordado establecer una limitación en 100 personas en los centros de culto, que se añade a la reducción del aforo al 30 %, para evitar situaciones como la que se produjo este pasado fin de semana con la presencia de unas 600 personas en un acto de beatificación en la Sagrada Familia de Barcelona.


Quizá te pueda interesar

Las tres comunidades de España que reportan mayor número de fallecidos que en la primera ola

La segunda ola del coronavirus fuerza a Suecia a imponer restricciones por primera vez


Sin embargo, el Procicat, ha decidido flexibilizar las medidas de cierre en los centros de estética, que podrán abrir de manera individual. Por su parte, el secretario de Salud Pública, José María Argimon, considera que estos 10 días de prórroga "sirvan para rebajar el número de ingresados ​​en las UCI catalanas".

El portavoz ha asegurado que se están estabilizando las hospitalizaciones en Cataluña. De momento, tienen 600 camas de UCI ocupadas. "Dentro de diez días no vamos a salir con unos indicadores extraordinarios. Tendremos que seguir conviviendo con el virus", ha asegurado.

De la misma manera, para la consellera de Salut con estas medidas adoptadas este jueves se podrá evitar "el confinamiento domiciliario en Cataluña" y confía en que a partir del 23 se pueda hacer la desescalada "poco a poco".

Sin embargo, el consejero de Interior, Miquel Samper, ha advertido de que el toque de queda ha llegado para "quedarse bastante tiempo", y ha planteado que podría ampliarse los confinamientos municipales a áreas más amplias como las regiones sanitarias o provincias. @mundiario