Buscar

MUNDIARIO

Castletown House abre sus puertas al duende flamenco de la soprano Elena Greandia

Pone voz a Falla, Granados, Lorca y Turina acompañada al piano por Oriol López en la primera parte, y flamenco clásico con guitarra española de Miguel Gutiérrez en la segunda parte.

Castletown House abre sus puertas al duende flamenco de la soprano Elena Greandia
Elena Greandia.
Elena Greandia.

Firma

Aida Soilán

Aida Soilán

Periodista. Colaboradora de MUNDIARIO, donde escribe la serie de artículos y entrevistas Retratos.

Decía Manuel de Falla que “la música no es sólo el arte más joven, sino tal vez el único cuyo ejercicio, si ha de ser eficaz, exige una completa juventud de espíritu”. Estas palabras de Falla se hacen realidad en voces como la de la Soprano Internacional nacida en Cádiz, Elena Greandia. Será el próximo día 15 de septiembre cuando en Castletown House el público irlandés podrá disfrutar de la voz de Elena en un concierto basado en legados de autores españoles clásicos y temas populares españoles a veces olvidados como las guajiras, canciones sefarditas, alegrías, bulerías…

Elena pone voz a Falla, Granados, Lorca y Turina acompañada al piano por Oriol López en la primera parte, y flamenco clásico con guitarra española de Miguel Gutiérrez en la segunda parte.

Todo un mundo de sensaciones promete llegar al mágico entorno de Castletown House. Bajo el título -A beautiful combination of Spanish songs- Elena combina el flamenco y el estilo lírico basado en e la naturaleza, la tierra, o el color rojo. Además, se percibe arte, la confianza, la expresión, la ternura, o el color azul de música lírica. Están invitados el Embajador de España en Dublín, representantes del Instituto Cervantes y del Festival Flamenco de Dublín entre otros.

Elena se formó en Casa Verdi de Milano (Italia), Sofía el Invernadero (Bulgaria) e India. Ha realizado conciertos en China, Alemania, India, Irlanda, Portugal y España. Entre sus grabaciones podemos encontrar música espiritual y popular de muchas culturas diferentes.

Difícil tarea la de describir con palabras el universo que crea la lírica, a no ser que seas un poeta de nombre Federico García Lorca, al que acudes si es que tienes que etiquetar emociones. Directo y conciso, Lorca aseguraba que “la gran creación de arte depende del duende”. Reconozco que cuando escucho eso de ‘tienes duende’ me recuerda otros términos como ‘tienes swing’ que muchos dicimos pero pocos conocemos su esencia. Lorca explicaba que duende es un conocimiento íntimo de la muerte, conexión con los orígenes y un reconocimiento de las limitaciones de la razón. Ese universo de pasión, sensibilidad, vibración, autenticidad y naturalidad que transmite Elena va de la mano de un poeta, comunicador (que se encargará de conducir la presentación del concierto), presentador de TV compositor de música y sobre todo compañero de vida. También economista, abogado, profesor en el colegio de economistas de Cataluña, conferenciante y varias publicaciones a su espalda.

Más allá de títulos y voces
En fin, podría seguir así pero, imagino que se preguntarán por qué me he decidido escribir sobre esta historia. Verán, pude ver la magia y autenticidad de Elena y Joaquín más allá de los títulos y las voces. No estábamos en el imponente edificio irlandés con una gran orquesta sinfónica pero, sin dudarlo ni un segundo, Elena dedicó un cumpleaños feliz a una gran amiga.
Allí quedé prendada de algo más que una voz, de la humildad que hace abrir el telón más importante para los grandes de verdad, la calidad humana. Antes necesitaba a Lorca pero ahora, no tengo dudas, ya sé lo que es tener duende.