Carlos III: el heredero al trono que esperó siete décadas para ser Rey

Reina Isabel II junto al príncipe Carlos de Gales. / RR SS.
Reina Isabel II junto al príncipe Carlos de Gales. / RR SS.

"Es un momento de gran tristeza para mí y todos los miembros de mi familia", ha dicho el heredero al trono en su primer mensaje tras la muerte de Isabel II. 

Carlos III: el heredero al trono que esperó siete décadas para ser Rey

Carlos de Inglaterra ya es Rey. El ex príncipe de Gales ha pasado a ocupar el trono británico, inmediatamente y sin ceremonias, tras la muerte de su madre, la reina Isabel II, este jueves 8 de septiembre. El nuevo jefe de Estado británico ya ha tomado la primera decisión de su reino: ha elegido el nombre de Carlos III.

El hijo mayor de la soberana más longeva que ha tenido el Reino Unido asciende al trono con 73 años (en noviembre cumplirá 74) y con un récord a cuestas: es el príncipe que más tiempo ha esperado su turno para reinar en toda la historia. Se convirtió en heredero a los 3 años de edad, cuando su madre asumió la corona el 6 de febrero de 1952, y su turno al frente de la Casa de Windsor no ha llegado sino hasta siete décadas después. 

“La muerte de mi amada Madre, Su Majestad La Reina, es un momento de gran tristeza para mí y todos los miembros de mi familia. Estamos de duelo profundo por el deceso de la querida Soberana y muy amada madre. Sé que su muerte será profundamente sentida a través del país, los Reinos y el Commonwealth, y por incontables personas alrededor del mundo. Durante este período de duelo y cambio, mi familia y yo estaremos reconfortados y sostenidos por nuestro conocimiento de respeto y honda afección en la cual la Reina fue sostenida”, ha expresado Carlos en su primer mensaje como Rey, publicado en la cuenta oficial de Instagram de la familia real.

El protocolo de sucesión

Tras el fallecimiento de Isabel II, Carlos será proclamado rey oficialmente en las próximas 24 horas. La ceremonia de sucesión tendrá lugar en el Palacio de St James en Londres, frente a un cuerpo ceremonial conocido como el Consejo de Adhesión: un grupo compuesto por miembros del Consejo Privado (parlamentarios de alto nivel, funcionarios públicos de alto nivel, altos comisionados de la Commonwealth y el alcalde de Londres), según explica la BBC. 

En dicha reunión, a la que tradicionalmente no asiste el Rey, el Lord Presidente del Consejo Privado (cargo que ocupa actualmente la parlamentaria Penny Mordaunt) anunciará la muerte de la reina Isabel y leerá una proclamación en voz alta. Ese documento posteriormente debe ser firmado por varias figuras importantes, entre ellos la primera ministra de Reino Unido, el arzobispo de Canterbury y el Lord Canciller.

De acuerdo a la tradición que data de principios del siglo XVIII, el nuevo Rey debe dar una declaración, que es una suerte de juramento, en la que se compromete a preservar la Iglesia de Escocia. Esto ocurrirá después de una segunda reunión del Consejo de Adhesión, que se espera que tenga lugar un día después de la primera. 

“Tras una fanfarria de trompetistas, se hará un pregón público declarando a Carlos como nuevo Rey. Esto se hará desde un balcón sobre Friary Court en St James's Palace, por un funcionario conocido como el Rey de Armas de la Jarretera”, detalla la cadena británica. “Llamará: ‘Dios salve al Rey’, y por primera vez desde 1952, cuando suene el himno nacional, la letra será ‘Dios salve al Rey’.

 

La coronación de Carlos III 

La sucesión de reinado quedará ‘oficializada’ una vez que Carlos sea coronado formalmente. Este evento requiere una enorme preparación previa, por lo que no se espera que la ceremonia de coronación se lleve a cabo pronto. Como ejemplo, recordemos que la reina Isabel accedió al trono en febrero de 1952, pero no fue coronada hasta junio de 1953.

Además, todo lo anterior ocurrirá dentro del periodo de luto nacional de 12 días por el fallecimiento de la Reina, por lo que no habrá celebraciones oficiales. 

En la coronación, que se lleva a cabo en la abadía de Westminster en Londres, el Rey llevará la corona de San Eduardo, una pieza de oro macizo que data de 1661, que es la joya principal de la Corona en la Torre de Londres. El monarca solo suele utilizarla en el momento de la coronación, entre otras cosas porque pesa 2,23 kg.

Ese día, los británicos y el mundo entero serán testigos de la tradicional escena desde el balcón en el palacio de Buckingham… esta vez sin Isabel II. @mundiario


 

Carlos III: el heredero al trono que esperó siete décadas para ser Rey
Comentarios