Buscar

MUNDIARIO

Envían a la cárcel un empresario que ordenó asesinar a un exsocio varias veces

El propio matón contratado le aseguró a la víctima que había cobrado un adelanto de 5.000 euros por asesinarle, pero como decidió cambiar de opinión aceptaba una cantidad razonable de dinero para protegerle y declarar en la policía en contra del empresario.
Envían a la cárcel un empresario que ordenó asesinar a un exsocio varias veces
Policía Local. / Pixabay
Policía Local. / Pixabay

Maira Perozo

Periodista.

Un joven empresario ha sido pasado a prisión tras descubrir los investigadores de la Policía, que ordenó asesinar a su exsocio en dos oportunidades en Barcelona. La Policía Nacional de Terrassa, revela que en verano tuvieron conocimiento de las intenciones de un empresario de l’Hospitalet de Llobregat que con la ayuda de un sobrino buscaba un sicario para asesinar al directivo de una compañía de transporte y logística de Terrassa, donde fue socio.

El hombre estaba obsesionado por dar con un asesino a sueldo capaz de llevar a cabo el trabajo, los investigadores optaron por arrestar al instigador, a su sobrino y a un hombre con antecedentes, con el que ya se habían puesto en contacto y que estaba dispuesto a acabar con la vida del exsocio.


Quizá te pueda interesar

Detienen en Alicante a un fugitivo condenado por violar a su hija menor


Tras practicar ambas detenciones, a finales de septiembre, los investigadores descubrieron una trama ideada por el instigador, que llevaba dos años obsesionado con el empresario al que, a toda costa, quería sacar del paso. Así es como la Policía supo, que en diciembre ya había intentado asesinarlo.

El instigador y la víctima habían sido socios de una importante compañía de transporte del Baix Llobregat. Se separaron por desavenencias en la manera de gestionar el negocio, hace dos años y el más joven, la víctima, había logrado con habilidad quedarse con la marca y muchos clientes. De acuerdo con el inspector que maneja el caso, llegaron a presumir que los planes podían responder a una deuda importante o que se trataba de personajes relacionados con la delincuencia.

No obstante resultó lo contrario, la enemistad entre los dos hombres se fue transformando poco a poco en un odio por parte el detenido, sin antecedentes y con una vida familiar estable comenzó a buscar al asesino a sueldo por internet. Consiguió y contrató los servicios de un hombre, español, al que de paso, le pagó un adelanto de 5.000 euros por asesinar a su adversario. Días después se dio cuenta de que fue estafado, y de esto se enteraron las autoridades tras revisar minuciosamente la información almacenada en los terminales informáticos del detenido, teléfonos y ordenadores.

El delincuente contratado amenazó varias veces a la víctima; lo instó a cerrar su negocio con violencia, pero la víctima solo estuvo una semana sin acudir al despacho, por miedo, pero con la certeza que la orden de matarlo venía de su exsocio. Y esas sospechas fueron confirmadas por el propio matón que le aseguró que había cobrado un adelanto de 5.000 euros por asesinarle, pero como decidió cambiar de opinión aceptaba una cantidad razonable de dinero para protegerle y declarar en la policía en contra del empresario que le había contratado. La víctima no aceptó y la extorsión cesó, el matón se desapareció y el hombre se olvidó del tema hasta que en septiembre la Policía Nacional le informó de que su exsocio había intentado matarlo. Ahora el instigador, que fue pasado a prisión desde que fue detenido, se negó a declarar en sede policial y judicial, pero en todo momento mantuvo frialdad con los investigadores. El caso está en manos de la justicia. @mundiario