La cara más política de Hollywood relució en la entrega de los SAG Awards

Niños de Stranger Things
Niños de Stranger Things. / SAG

El Gremio de Actores de Cine reconoció ayer a las mejores actuaciones de sus miembros. La premiación incluyó sorpresas, variedad y sobretodo discursos llenos de mensajes dirigidos a las políticas del presidente Trump.

La cara más política de Hollywood relució en la entrega de los SAG Awards

Los SAG son unos premios relativamente nuevos, en donde actores premian a actores; el primer evento fue realizado en febrero de 1995 y desde entonces se ha convertido en uno de los más esperados, y antesala, de los Oscar.

Y los ganadores fueron…

En la categoría televisiva, Stranger Things ganó como mejor reparto en serie drama, sorprendiendo a muchos, dado que competía con superproducciones que se perfilaban como las favoritas, como el drama basado en la vida de Isabelle II, The Crown, el culebrón familiar de otra época Downton Abbey, la toda poderosa Games of Thrones y la novedad de HBO, Westworld.

La sorpresa de su triunfo alegró a los asistentes, pero lo que realmente los emocionó fue el discurso de uno de sus protagonistas, David Harbour, quien además de expresar sus respectivos agradecimientos, le pidió a sus colegas que vayan más allá: “a través de nuestro arte, luchen contra el miedo, el egocentrismo, la exclusividad de nuestra cultura narcisista y predominante… a través de nuestro oficio, cultivemos una sociedad más empática y comprensiva…”

Un mensaje dirigido a el hombre cuyo decreto veto de Estados Unidos, a personas de 6 países (principalmente musulmanes); con ese comienzo todo el público se puso de pie y ovacionó a su compañero, pero Harbour continuó recordando un poco de la narrativa de Stranger Things, en donde los protagonistas son excluidos, diferentes, solitarios, y en donde llega una extranjera sin hogar y a la par un malvado monstruo que pretende acabar con todo, “protejamos a los freaks y los marginados,  aquellos que no tengan un hogar. Superemos las mentiras, cacemos a los monstruos y cuando nos perdamos en la hipocresía y la violencia casual de ciertos individuos e instituciones… golpearemos a varios de ellos en la cara cuando traten de destruirnos…”

Elenco de Stranger Things. / Youtube

Luego de ese poderoso discurso basta con decir que todos se hallaban de pie celebrando su triunfo. No fueron los únicos que hicieron referencia al panorama político de su país, desde el comienzo gran parte de la ceremonia estaría enfocada a lo que ocurre a las minorías. Ashton Kutcher fue quien se encargó de dar la bienvenida a sus colegas, al público, a los televidentes y en especial a todas las personas que se encontraban varadas en un aeropuerto y que “pertenecen a mí América”.

Julia Louis Dreyfus, fue la primera en subir y recibir su premio como mejor actriz en una comedia de TV y en su discurso expresó que ella es una hija de inmigrantes, y que se siente muy orgullosa de serlo, así como lo está por ser americana y vivir en un maravilloso país. El mejor actor de una comedia de TV fue William H. Macy por Shameless, el actor quiso “agradecer” a Trump por hacer que su personaje se viera como un santo, hay que recordar que Macy interpreta a un padre alcohólico de 6 hijos, que siempre ha faltado en sus vidas y es un desastre social.

El mejor reparto en una serie de comedia fue Orange is the New Black, superó a Veep, Modern Family, Blackish y The Bing Bang Theory. Sus protagonistas muy emocionadas quisieron resaltar que todas ellas eran un elenco muy diverso en cuanto a orígenes, y que debían su premio a la unión y aceptación mutua.

 

Sarah Paulson terminó de consolidar su mejor papel hasta ahora, al ganar el premio a mejor actriz de televisión en miniserie o película para la televisión; la actriz dio vida a Marcia Clark una abogada de armas tomar en American Crime Story: The People vs. O. J Simpson. De igual forma, en el mismo aparato pero en su versión masculina, resultó ganador Bryan Cranston por All the Way, quien también le dedicó una pequeña parte de su discurso a Trump.

El drama inglés The Crown triunfó en la categoría de actores drama en donde Claire Foy y John Lithgow  ganarón, ambos muy emocionados y agradecidos, así mismo Lithgow aprovecho para referirse a Trump alegando que todo lo que quería decir ya lo había dicho un increíble mujer, Meryl Streep, claramente haciendo referencia a discurso que ella dio en los Golden Globes.

En las categorías de cine hubo algunas sorpresas imprevistas, entre ellas el triunfo de Denzel Washington como mejor actor, todos daban por hecho que el premio era de Casey Affleck, pero a la final un sorprendido Denzel fue quien subió a dar su discurso improvisado en el que alababa a su compañera Viola Davis.

Por su parte, Davis, subió a recoger su premio como mejor actriz de reparto, algo esperado y merecido, todos apuestan por su triunfo en los Oscar. El premio de mejor actor de reparto fue para Mahershala Ali, muy emocionado y agradecido subió a recibir su premio, se los dedicó a sus compañeros y recordó que su personaje es un hombre que decidió darle la oportunidad a un niño de vivir algo distinto a lo que estaba acostumbrado, acción que lo salvó de convertirse en su peor versión, de igual forma, argumentó que hay que hacer un mejor trabajo y hay que dar más oportunidades.

 

La mejor actriz fue Emma Stone, era una de las categorías más cerradas, competía con Meryl Streep, Natalie Portman, Emily Blunt y Amy Adams, la joven expresó su orgullo por ser actriz, la admiración por sus competidoras, el agradecimiento a Chazelle y Gosling, y por último recordó que son uno de los gremios más diversos he increíbles, que debían de seguir creando maravillosas películas para que el público nunca perdiera las esperanzas.

La gran triunfadora fue Hidden Figures, como mejor reparto de una película, quien se encargó de dar el discurso final fue Tajari P. Henson, en donde recordó a las tres mujeres que ayudaron a llegar al hombre a la Luna, además al fallecido John Glenn y agregó que juntos debían de enfocarse en las soluciones, como lo hicieron esas tres mujeres que vivían en una época difícil y con dificultades por su color de piel, pero que aun así nunca se quejaron y juntas lograron grandes cosas.

Elenco de Hidden Figures. / Youtube

Los SAG fue una gala cargada de emotividad y política, ni el espectáculo se salva de lo que ocurre en el mundo y puede que esto sea el comienzo de un Hollywood en contra de Trump, una actitud que se viene intensificando, en especial desde que se supiese que el veto impuesto a los países musulmanes afectó al cineasta, ganador del Oscar en 2012, Asghar Fahardi.

Fahardi tenía previsto asistir a la entrega de los premios en febrero, debido a que su película The Salesman se encuentra entre las nominadas a mejor película extranjera, pero gracias al veto a decidido no asistir. Oficialmente él puede ir a Estados Unidos  gracias a los permisos especiales a los que puede acceder para asistir a un evento cultural, pero el cineasta condena el trato a sus compatriotas, tacha de racista las decisiones que ha tomado el gobierno, lamenta no ir y expresar su opinión a la prensa pero antepone su deber con sus iguales.

Asghar Fahardi

Asghar Fahardi. / Oscar 2012

Hollywood ha reaccionado muy molesto por esta irrupción, y hasta la Academia se ha expresado a través de un comunicado en donde recuerdan que el cine busca trascender barreras y dirigirse al público de todo el mundo, sin importar su nacionalidad o religión, por lo que encuentran alarmante que Asghar y su equipo nominado no pueda asistir a la ceremonia de premios, por sus religión o país de origen.

De igual forma, en los premios del Sindicato de Productores, se alzaron muchas voces en donde condenaban las apuestas del gobierno y recordaban los principios de los “Padres Fundadores”, la importancia de la libertad religiosa y la inclusión.

La cara más política de Hollywood relució en la entrega de los SAG Awards
Comentarios