Buscar

MUNDIARIO

Canarias desbordada por la llegada de pateras y la falta de coordinación entre ministerios

El mensaje de Carmen Calvo, la vicepresidenta que coordina a los ministerios que llevan la gestión migratoria, fue claro: Este es un problema de Gobierno y no solo de un ministerio, todos tienen que cooperar.
Canarias desbordada por la llegada de pateras y la falta de coordinación entre ministerios
Pateras llegando a España. / RR SS
Pateras llegando a España. / RR SS

Maira Perozo

Periodista.

La llegada de migrantes en pateras desborda a las Islas Canarias y a esta situación se suma la falta de coordinación entre los ministerios para poner orden en este asunto.

En lo que va de año han recibido al menos 10.000 migrantes, un tercio del registrado en 2006, el peor año de la llamada crisis de los cayucos. La falta de un plan y las dificultades impuestas por la pandemia han elevado un pico puntual de desembarcos a la categoría de crisis.


Quizá te pueda interesar

Los nuevos contagios desbordan las medidas locales en toda España


Desde el pasado miércoles, al menos 1.300 personas duermen en el suelo del muelle de Arguineguín (Gran Canaria) por falta de instalaciones para atenderlos. Al respecto, el Gobierno de Pedro Sánchez, inmerso en la crisis sanitaria, económica y política, acelera ahora soluciones para descongestionar las islas, que retoman este fin de semana parte de su actividad turística tras el levantamiento del veto por parte de Alemania y Reino Unido.

La vicepresidenta Carmen Calvo convocó este viernes en una reunión telemática a todas las Secretarías de Estado con competencias en materia migratoria, entre ellas las de Asuntos Exteriores, de Seguridad y Migraciones.

El mensaje de la vicepresidenta, que coordina a los ministerios que llevan la gestión migratoria, fue claro: Este es un problema de Gobierno y no solo de un ministerio, todos tienen que cooperar. El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, responsable de la acogida de los migrantes, mantiene varios frentes abiertos hace semanas. Uno con el Ministerio del Interior, que frena los traslados a la Península. También se arrastran los desencuentros entre el ministerio de Migraciones y el de Defensa.

El último ha sido a cuenta de la utilización de aviones militares para futuros traslados de migrantes a la Península. Defensa se ha mostrado dispuesta a transportarlos, pero reclama garantías sanitarias y de seguridad, es decir, presencia de personal sanitario y policial en los vuelos) y pide que se le abone el queroseno, alegando que no tiene presupuesto para atender a este servicio.

La principal traba se encuentra en la cesión de infraestructuras militares para albergar a los recién llegados. El departamento de Margarita Robles, ofertó dos instalaciones abandonadas desde hace años y que requieren fuertes inversiones para ponerlas en uso: los acuartelamientos de El Matorral en Fuerteventura y Las Canteras en La Laguna (Tenerife).

Desde el despacho de José Luis Escrivá ofrecen habilitar una parte de la zona militar de La Isleta, en Gran Canaria, la isla que está recibiendo mayor presión. Pero Defensa ha rechazado la propuesta, sobre la base de que se trata de una zona de seguridad.

De momento, evalúan es la habilitación del antiguo polvorín de Barranco Seco, a unos ocho kilómetros de Las Palmas. Pedro Sánchez enfrenta la segunda crisis migratoria, desde que llegó a La Moncloa en junio de 2018, cuando el país registró un número récord de 64.000 entradas irregulares y Salvamento Marítimo, las fuerzas de seguridad y la red de acogida se vieron desbordados y se repitieron las escenas de migrantes durmiendo en las cubiertas de los barcos de rescate. @mundiario