Buscar

MUNDIARIO

El cambio climático dejará máximas de 50ºC a los españoles del 2050

El tiempo.es habla de máximas de 50ºC para España en 2050, la duración de las olas de calor se extenderá a 2 semanas, con consecuencias devastadoras, a causa del cambio climático. 
El cambio climático dejará máximas de 50ºC a los españoles del 2050
Representación del calentamiento global. / Freepik.
Representación del calentamiento global. / Freepik.

Ainhoa Grandío

Colaboradora.

Hay quien todavía se acuerda de un septiembre de 2006. Ese momento a finales del mes, cuando ya empezaba a oler un poco a otoño, anunciándose el mes siguiente de forma anticipada. ¿Cuánto tiempo ha pasado desde que a principios de Octubre seguimos con ropa de verano? 

Ese pensamiento fugaz de cada año y las nuevas predicciones para las temperaturas del 2050 nos lo vuelven a recordar. 

Las temperaturas para hoy son las siguientes: 

Máximas de hoy. / El tiempo.es

Las temperaturas dentro de 30 años serían estas: 

Máximas previstas para 2050. / El tiempo.es 

De acuerdo con el tiempo.es, las olas de calor del futuro empezarían a partir de los 39ºC, frente a los 37ºC actuales en la Comunidad de Madrid, mientras que en Andalucía y zonas de Extremadura se decretarían pasados los 40-42ºC. Esto todo es porque con la subida global de las temperaturas se necesitaría reconceptualizar los parámetros de lo que consideramos una ola de calor. 

En su predicción sitúan máximas como 49ºC en Córdoba, 47 en Zaragoza, 43 en Madrid o 41 en A Coruña. 

También muestran un incremento en la duración de las olas de calor. En 2020 “tan solo” soportamos una semana de temperaturas muy elevadas como mucho, pero en 2050 llegarían a los 12-13 días, casi dos semanas. 

No basta con eso, que 2050 también nos da sus propias predicciones, porque la tendencia a la prolongación de las olas de calor no parará en ese año, nuestros homólogos del futuro cuentan cómo se prevén olas de calor de 25 días según avancemos hacia el 2100. 

Las zonas más vulnerables al azote de estas súper olas de calor serán las del mediterráneo, donde su incidencia tendrá más fuerza. 

Sobra decir que las consecuencias de esto se harían notar. 

Según la Organización Mundial de la Salud, se produjeron 600.000 muertes por circunstancias relacionadas con los efectos del frío y el calor y sucesos meteorológicos extremos a finales del siglo XX. 

Un estudio publicado en Nature traza una relación clara entre las altas temperaturas y las tasas de suicidio. De acuerdo con el autor principal del estudio, Marshall Burke, profesor asistente en el Departamento de Ciencias del Sistema Terrestre de la Universidad de Stanford, existe una “relación consistente entre las subidas en temperatura y las subidas en el riesgo de suicidio”. 

Otras consecuencias serían el aumento de la diabetes de tipo 2, enfermedades pulmonares como asma y apoplejía, aumento de bichos portadores de enfermedades, subida de accidentes de tráfico… todo a causa del cambio climático. 

¿Oyendo esto realmente nos apetece ese verano de 2050?

Activismo contra el calentamiento global. / Pexels, Markus Spiske

El tiempo concluye hablando de la duración del verano, que sí, seguirá alargándose.  Y es que ese septiembre de 2006 puede no volver jamás. Si continuamos envenenado al medio ambiente seguiremos llevando ropa de verano a principios de noviembre. @mundiario