Buscar

MUNDIARIO

El cambio climático en 2018: un mal que sigue extendiéndose

Múltiples estudios realizados en 2017 demostraron que el calentamiento global sigue reforzándose y que la humanidad hace muy poco para cambiar esto. ¿El nuevo año hará la diferencia?

El cambio climático en 2018: un mal que sigue extendiéndose
Cambio Climático. / Greenpeace.
Cambio Climático. / Greenpeace.

Con la salida de EE UU del Acuerdo de París programada por Donald Trump, todo el mundo está a la espera de las acciones que tomará China, paradójicamente uno de los países más contaminados del mundo. Puede parecer una locura, pero si el país que tiene mayores problemas para controlar los niveles de contaminación logra estabilizarse, puede que el resto siga su ejemplo y el cambio climático empiece mitigarse.

Con los movimientos de Trump, muchas empresas han minusvalorado de forma consciente e interesada la importancia del cambio climático, algo que repercute en las decisiones que toman las sociedades. Este fenómeno, comprobado por diversos estudios, es real y aunque un presidente lo niegue, la ciencia ya lo confirma. Desde que EE UU salió del Acuerdo, los expertos se encuentran preocupados porque esta nación es una de principales emisoras de gases de efecto invernadero.

China por su parte, tiene un ambicioso plan para reducir sus emisiones, apostando por la energía nuclear y las renovables. Este 2018 comenzará a operar el primero de los ocho proyectos de captura de carbono a gran escala que permitirán reducir sus emisiones en unos 9 millones de toneladas de dióxido de carbono al año.

La terquedad de un hombre afecta al planeta

Pérdida del hielo ártico. NASA.

Pérdida del hielo ártico. / NASA.

Que Donald Trump niegue la existencia del cambio climático a pesar de los estudios que lo contradicen, afecta la forma en que piensan las personas. Un estudio del año pasado, demostró que el 51% de los europeos cree que la actividad humana no es la principal responsable de las alteraciones del clima. Esto palidece ante las instituciones científicas nacionales e internacionales que coinciden en que el calentamiento global es un hecho constatado y que, en su mayor parte, es debido a la actividad humana. A esto, hay que sumarle los múltiples estudios realizados desde hace años en donde se refleja el aumento de las temperaturas medias globales, la pérdida de hielo ártico y la subida del nivel medio global del mar.

El 2016 fue el año más caluroso, datos confirmados por Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) y la NASA, una estela que el 2017 parece seguir y que en los próximos meses puede ser confirmado.

El cambio climático está derritiendo el hielo de los polos, no causa fenómenos naturales, pero si puede aumentar la frecuencia y la probabilidad de eventos meteorológicos extremos, como sequías, inundaciones o huracanes; también desarrolla enfermedades y puede propiciar la desaparición de las especies. Con todo y esto, hay quienes se niegan a creer que existe. @mundiario