Buscar

MUNDIARIO

¡Calvos de todos los países, uníos!

Por si alguien no se ha enterado, Obdulio, mi amigo del alma, exhibe una singular escasez de cabello en su testa. O sea, es calvo. Pero sin complejos, como verán a continuación.

¡Calvos de todos los países, uníos!
Calvo / sunrise.ug
Calvo / sunrise.ug

Firma

Mario Barros

Mario Barros

El autor, MARIO BARROS (Lenguaviva) es profesor universitario, comediante y escritor humorístico cubano-americano. Está en Facebook (Mario Barros Lenguaviva) y, a través de su amigo Obdulio, en Instagram (obdulioduparol). @mundiario

Hoy el Obdu viene a verme con un documento en mano:

LLAMAMIENTO A LOS CALVOS DEL MUNDO

Amigo, usted no tiene la frente ancha, ni entradas, ni salidas, ni la cabeza de un pato. Usted es calvo. Así de simple. Asúmalo con hidalguía. Quizás su apariencia se aleje un poco de los cánones de belleza contemporáneos, pero no se deje engañar, usted pertenece a una especie superior. ¿No me cree? Le recuerdo las ventajas de no tener cabello:

No necesita peinarse, con lo que se ahorra no-sé-cuántas horas mensuales que puede emplear en otras actividades. Por lo mismo, no tiene que gastar en peines, cepillos o gel.

Tampoco necesita ir a la barbería, por lo que evita abonar más de $200 anuales. Y de paso, se ahorra también la plata del champú y el acondicionador.   

Como los rayos solares se reflejan en su domo, contribuye significativamente a evitar el calentamiento global, cosa seria aquí en Miami.

Usted es siempre un punto de referencia inequívoco: “¿Ves el calvo aquel? Tu asiento es el de la derecha”.

Recuerde que a las mujeres les gustan los calvos. Dicen que somos muy sexys. Aproveche.

¿Ve por qué le digo que usted pertenece a una especie superior? ¿Se siente mejor ahora? Así… ¡Sonría…! ¡Eso…! Disfrute su calvicie como una bendición de la naturaleza.

No obstante, tengo que admitir que a veces tenemos que protegernos de la incomprensión de los pobres mortales que sufren la desdicha de tener cabello. ¿Qué calvo no ha tenido que soportar estoicamente aquello de “Brilla la luna, brilla el sol, brilla la calva de ese señor”?

Por todo eso, y en nuestra defensa, he decidido fundar la

ASOCIACIÓN MUNDIAL DE CALVOS SIN COMPLEJOS (AMCC)

¡Únase a nuestras filas! Próximamente les informaré cómo hacerlo.

Hasta aquí el llamamiento de Obdulio. Tengo que admitir que me tiene entusiasmado y ardo en deseos de conocer cómo incorporarme a la AMCC.

Es que... por si alguien no se ha enterado, yo también soy (en un susurro apenas audible)... calvo. @mundiario