Cada día mueren alrededor de 7.000 recién nacidos en todo el mundo

Recién nacido en una incubadora. / msal.gob.ar
Recién nacido en una incubadora. / msal.gob.ar

Según datos oficiales difundidos por Unicef las principales causas de fallecimiento de los neonatos son la neumonía y la diarrea.

Cada día mueren alrededor de 7.000 recién nacidos en todo el mundo

Cada día mueren al menos 7.000 recién nacidos en todo el mundo. Así lo ha dejado claro un reciente informe presentado por Unicef, que además revela que alrededor de 15.000 niños y niñas menores de cinco años fallecieron diariamente en 2016.

El estudio desarrollado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia destaca que la mortalidad infantil ha experimentado un descenso en los últimos años, los números para los neonatales siguen siendo especialmente dramáticos. En esa línea, el análisis expone que en los últimos 16 años la proporción de recién nacidos fallecidos ha aumentado del 41% al 46%.

Pero lo más inquietante es que las proyecciones futuras no son nada esperanzadoras. Según el informe publicado por Unicef en conjunto con la Organización Mundial de la Salud, el Banco Mundial y la División de Población del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales (DAESA), alrededor de 60 millones de niños morirán antes de cumplir cinco años entre 2017 y 2030, siendo la mitad de estos recién nacidos. “A menos que hagamos algo más para evitar que los bebés mueran el día que nacen, o días después, este progreso seguirá siendo incompleto. Disponemos del conocimiento y las tecnologías que se necesitan, solo tenemos que llevarlos a los lugares donde más se necesitan”, ha dicho por medio de un comunicado el jefe de salud del programa, Stefan Swartling Peterson.

Asimismo, el informe expone que las principales causas de muerte entre los menores son la neumonía y la diarrea, responsables de un 16 y un 8 % de los descensos, respectivamente. Y, además, ha dejado claro que las disparidades mundiales siguen azotando a las clases más desfavorecidas. En ese sentido los expertos apuntan que mientras en los países pobres fallece un recién nacido por cada 36, en los países de altos ingresos la cifra es de uno por cada 333.

Sobre la mayor concentración de partidas, la organización señala que la mayoría de las muertes de recién nacidos se registró en la región del sudeste asiático con un 39%, de las cuales el 24% ocurrieron en la India y otro 10% en Pakistán. Mientras en África Subsahariana, tuvieron lugar el 38% de las muertes, siendo la nación más vulnerable Nigeria con un 9%.

Sin embargo, vale la pena destacar que según los datos de la Unicef, el número de muertes de niños en los primeros cincos años de vida ha descendido de 9,9 millones en el año 2000 hasta 5,6 millones en 2016. “Se han salvado las vidas de 50 millones de niños menores de cinco años, un testimonio del serio compromiso para afrontar las muertes infantiles que pueden prevenirse", subrayó Swartling Peterson.

“A pesar de los progresos, todavía existen grandes disparidades en la supervivencia infantil entre regiones y países, especialmente en África subsahariana. Sin embargo, muchas muertes a estas edades se pueden evitar fácilmente por medio de intervenciones sencillas y rentables administradas antes, durante e inmediatamente después del nacimiento. Reducir las desigualdades y llegar a los recién nacidos, los niños y las madres más vulnerables es esencial para lograr el objetivo de los ODS de poner fin a las muertes infantiles prevenibles y para garantizar que nadie quede atrás”, concluye la investigación. @mundiario

Cada día mueren alrededor de 7.000 recién nacidos en todo el mundo
Comentarios