Brillante inicio de la gira de Juan Perro, abstenerse nostálgicos de la movida

CedvziXXIAEVSSa.jpg large
Cartel del concierto de Ferrol.

Esta autora califica de magistral el concierto inaugural de la Gira de Juan Perro, pero analiza la ingratitud que supone no ejecutar parte del repertorio de Radio Futura.

Brillante inicio de la gira de Juan Perro, abstenerse nostálgicos de la movida

Juan Perro inició  brillantemente su gira 2016 en la ciudad gallega de Ferrol, a la que seguirán Londres, Málaga, Algorta, Alcoy, Alicante, Santiago de Compostela, Úbeda y Bilbao. Demostró ser un mago de la fusión y un grande de la música, pero también una gran ingratitud y deslealtad con el público que le hizo ser quien es.

Trayectoria de Auserón / Perro

Santiago Auserón (Zaragoza 1955, músico, doctor en Filosofía y escritor) lleva  treinta y cinco años dedicados a la música, desde que llegase a la Universidad de Madrid  y fuera “capturado” por la vorágine de la movida.

Alma de Radio Futura, sus trabajos de los ochenta La ley del desierto, la ley del mar (1984)  Un País en Llamas (1985)  o La canción de Juan Perro (1987) harían que la crítica los catapultara como "la cima creativa de la movida"  "Mejor grupo de rock hispano de la Historia" y  “Mejor grupo español de los últimos 25 años”.  La revista Rolling Stone llegó a incluir siete de sus canciones entre las 200 mejores canciones del pop-rock español, algo que ningún grupo ha logrado.  Entre ellas “La estatua del jardín botánico” de la que Auserón confesó que "fue un chispazo de inspiración, no creo que jamás me vuelva a ocurrir, ni que haga otra canción igual”

Radio Futura: Pionero de la Fusión junto a Golpes Bajos

Radio Futura evoluciónó a ritmos exóticos partiendo desde los Talking Heads, Bowie y  la nueva ola. Hoy se les considera “pioneros” del mestizaje-fusión del rock con otras culturas: las raíces africanas, el son cubano o la canción de autor española.

Pero la historia parece que no ha reconocido con justicia que los jovencísimos vigueses Golpes Bajos, ya realizaban una mágica mezcla de pop con ritmos y progresiones de acordes de otras latitudes y  lo más significativo, era una fusión natural, que pasaba prácticamente desapercibida. Se detecta en todos los temas de su LP de culto Santa Compaña y  de forma muy evidente en la frenética "Colecciono Moscas", para la que Teo Cardalda y Pablo Novoa  graban de forma puntera los arreglos con el  espectacular y único sampler Farlight. 

Golpes-Bajos-A-Santa-Compana

Santiago Auserón dejó Radio Futura en el fin de la década y se reconvirtió en el Juan Perro afrocubano- blusero-mexicano. Una “segunda navegación” que materializó en las colecciones Semilla del son (cinco álbumes, 1991-1992) Raíces al viento (1995), La huella sonora (1997), Mr. Hambre (2000) y Cantares de vela (2002) y la producción  de Antología de Francisco Repilado, de Compay Segundo (1996). Río negro, 2011 JuanPerro & La Zarabanda 2013,  amalgamas de flamenco, blues de Nueva Orleans, jazz, son cubano y sonidos mediterráneos. En su faceta de escritor publicará el libro Canciones de Juan Perro, y el ensayo El ritmo perdido sobre el influjo negro en la canción española.

El concierto de Ferrol

Ferrol, en el extremo noroeste peninsular fue la ciudad gallega elegida por Juan Perro para iniciar su gira 2016, tal vez por las sintonías podemitas con la nueva corporación municipal. Presentó sus nuevas canciones formando un trío, con dos espléndidos músicos Joan Vinyals a la guitarra y David Pastor a la trompeta.

Santiago Auserón, pese a ser ya sexagenario, exhibía una forma física envidiable, con ese extraño look facial algo mefistotélico que portan aquellos que tuvieron cara de niños eternos. Su voz sonaba más madura que nunca, llena de matices, algunos muy reconocibles de su época gloriosa de los 80,  pero con más hondura y mejorada.

Un público que rondaba la cincuentena llenaba la sala. Una edad que porcentualmente ha dejado de acudir a los conciertos de música ligera y sólo suele personarse en conciertos selectos en los que la moda ya no tiene cabida. Van puntualmente a lo que les gusta, pero especialmente en la generación de la movida, van a lo que les gustó aquel tiempo en el que la música se vivía como nunca se había vivido ni volvería a vivirse.

El concierto comenzó  con “I gotta right to sing the Blues” de Armstrong. Parte del público se revolvía en el asiento, convencido que junto a los nuevos temas, interpretaría algunos de aquellos que tanto compartieron con Auserón cuando era Radio Futura, y  estaban en la memoria de todos. Estaban ávidos de oírlos, ya que dadas las características de la sala, el formato musical elegido y de la nueva voz, adquirirían una nueva dimensión, más íntima y con más calidad.

Continuó con “Rio Negro”  “El Forastero” “El Carro”… hasta que por fin, anunció “En la frontera”. Por fin,  podrían oír alguna de aquellas letras.

“A veces sopla un viento triste y frío,los días son igual que una condena.

De noche, se oyen voces que murmuran un nombre donde sólo hay silencio.

 La vida en la frontera, no espera es todo lo que debes hacer”….

 Pero no, no era esa Frontera, era una de las nuevas “coplillas”, como las llamó a lo largo del concierto.

Entre tema y tema, Juan Perro se descubrió como un gran monologuista, salpicando su comparecencia ferrolana de anécdotas y concesiones a la lengua gallega, aunque no recordó que precisamente el nombre de Juan Perro surgió a muy pocos kilómetors en línea recta del auditorio asomado al mar en el que se encontraba. “Estábamos una noche de juerga por A Coruña y Teixidó de Danza Invisible me dijo que yo era un Juan Perro, un don nadie sin casa. Me gustó la imagen literaria. Todos somos Juan Perro”.   De ahí surgiría el nombre”, confesó en una ocasión.

El público disfrutó mucho con sus disquisiciones entre canciones, pero el problema es que algunas dejaban el alma en vilo pensando que serían la introducción para cantar los temas esperados… Por ejemplo, cuando comentaba: Mi madre cuando me cambié el nombre me llamó tonto… ( ya.. va a cantar el tonto Simón)… cuando habló varias veces de de Barcelona… ya  se pensaba que ya que iba a empezar con “Al final de La Rambla  me encontré… pero tampoco. Y cuando citaba Africa, ya pensábamos en "El Africano en la Gran Vía"… pero no, siguió interpretando temas de su discografía posterior a Radio Futura, mezclados con nuevas composiciones como la gran “Obstinado en mi error”, “Pies en el barro”, “Ámbar” o “Luz de mis huesos”, estupendas canciones muy interesantes y muy bien ejecutadas, pero que frustraban algo al ver que el concierto transcurría y  lo anhelado no llegaba. El mejor momento de la noche, fue el gran alarde de cantar el “No más lágrimas” desenchufada, -no utilizó la cursilada de llamarlo unpluggeg,- donde exhibió su grandeza vocal y sobre todo su gran capacidad transmisión de sentimientos.

Es comprensible que un artista evolucione tanto que rechace lo que ha hecho anteriormente. Sería una infamia pretender que  Perro  cantara  “Si yo caí, Enamorado de la moda juvenil, de los chicos de las chicas que yo vi, enamorado de tiiiii””. Pero no era el caso, porque tiene guasa que lo que estaba tocando, estaba en idéntica sintonía de gran parte de la trayectoria de Radio Futura.  De hecho el germen de todo “Semilla negra”  - un encargo para Miguel Bosé, que una vez, grabada descartó-, y fue remezclado con Raimundo Amador, que añadiría s su toque flamenco al caribeño,  hubiera empastado perfectamente  con canciones que sí presentó en Ferrol como La fonda de Dolores o Juana, por lo que tocarlas no suponía ninguna traición a su integridad y sí una concesión a su público.

Cierto inri ya supuso “Perla Negra”  o incluso “Reina Zulú” que bien pudieran haber sido la “Negra Flor”,o  la misma “Escuela de Calor”,  con la que según el propio Auserón, quiso introducir el castellano en una rítmica afroamericana y “El Tonto Simón” o “El viento de África” que tienen unas inherentes raíces sureñas y latinas, Pese a que podían haber estado no cayó ninguna, ni una sóla nota, ni un guiño, ni una migaja de nostalgia... no le dio la gana al señor Auserón.

 El concierto terminó y ante la insistencia del público regresaron. Por fin, seguro que ahora...  ¡!!Han dejado para el final esas canciones para dejarnos con el mejor sabor de boca!!, Pero tampoco.Interpretó “Agua de limón” y “A un perro flaco”, con la que puso punto final a más de dos horas de concierto

Homenajeó casi "a todo hijo de vecino" Compay Segundo, Louis Amstrong, Duke Ellington, Benny Moré... a todos menos a quien debía homenajear: al público que le acompañó en las noches del Rock-Ola,  en los 439 conciertos  multitudinarios que dio en los 80 o y que será además el que acudirá a  todos los conciertos de su gira y posiblemente de todas las que hará a lo largo de su vida.
 Por muy gran artista  que sea- que lo es- , si Juan Perro no hubiera tenido ese bagaje y pasado, contundentemente carecería de tirón mediático para llenar las salas, porque debe su aura a quien fue, circunscrito a un tiempo y en un espacio, aunque sea una realidad dura para un artista.  Una entrevista de Angel Nieto que no abordara su 12+1, o a Amstrong su paso lunar, se quedaría coja por mucho que los personajes hayan emprendido nuevos caminos con más o menos éxito.

componentes-radio-futura-

Ingratitud y ninguneo a la movida

La negativa de Auserón a interpretar un sólo tema de Radio Futura ha sido toda una ingratitud y una falta de consideración hacia su público. Radio Futura significó un aprendizaje como músicos y como creadores, y el público ha tenido la paciencia de soportarlo- declaró recientemente . ¿ No podría corresponder a esta paciencia?  El trabajo de Radio Futura ha sido fundado en sentimientos compartidos. Por respeto a los fans no debemos montar ninguna operación que no parta de esta necesidad”-añadió ¿ Y qué pasa con los sentimientos de su público?

Y es que la inmensa mayoría  que acude a  conciertos como los de Los Secretos, Teo Cardalda,  Ilegales, Nacha Pop  o Loquillo- este último en menor medida ya que el puro rock es más intemporal-, acuden para mostrar su lealtad y afecto a los músicos que llenaron una parte fundamental de su vida. Algo que adquiere especial dimensión en el caso de los músicos de la movida, personajes de excepción del movimiento cultural más destacado de la segunda mitad del siglo XX en el que hubo un auténtico protagonista coral: la juventud de entonces que vivió esa época de una forma medular.

Para su público, cada posibilidad de volver a los ochenta,  simplemente a través de media docena de canciones interpretadas por aquel que hoy tiene las mismas años que ellos, supone más que un  viaje en el tiempo. Tiene un significado más profundo, ligado a la relación que existía entonces con la música, escenario ineludible de las vivencias y en la que se sentía afecto no sólo por el tema y el cantante, sino  incluso también por el propio soporte físico, que se convertía en una de las posesiones más preciadas. El negarse a interpretarlas denota una gran falta de sensibilidad.

 Al César lo que es del César, para muestra el botón ferrolano. La gira articulará todo un lujo de conciertos en el que Juan Perro exhibirá magistralmente la fusión del son cubano, los ritmos afroamericanos, el blues de New Orleans, y la música mexicana, y  tanto él como sus acompañantes demostrarán como en Ferrol, ser unos artistas grandiosos. Pero Santiago Auserón, ni estuvo ni parece que se le espere en toda la gira. Puede ser justificable, pero supone una ingratitud y falta de lealtad a los que le siguieron y le hicieron ser quien ahora es.

Pero sabe que juega con ventaja, su público seguirá siendo leal y fiel  porque quiera o no quiera el señor Perro, los vínculos existenciales forjados a través de aquellos temas inolvidables de Radio Futura permanecerán porque son una parte de sus vidas a la que jamás renunciarán. Unos vínculos que jamás existirán con sus nuevos temas, pero tampoco  los de las nuevas generaciones con los de ningún otro... porque los tiempos ya no son los que eran  y la movida, afortunadamente para los que la vivimos, ocurrió sólo una vez.

Brillante inicio de la gira de Juan Perro, abstenerse nostálgicos de la movida
Comentarios