Los billetes y los pasaportes cambian tras la muerte de Isabel II

La libra en tendencia bajista ante la incertidumbre. / RRSS
La libra en tendencia bajista ante la incertidumbre. / RRSS

Muchos aspectos de la vida cotidiana de los británicos están sujetos a modificaciones ahora que la reina no está, como el himno nacional.

Los billetes y los pasaportes cambian tras la muerte de Isabel II

El Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte no volverá a ser el mismo. Cambios trascendentales se están fraguando, el ascenso del rey Carlos III es la primera coronación de un jefe de Estado británico en 70 años, pero no solo la vida política, económica y social de esta potencia quedará reconfigurada, sino que artículos cotidianos también verán nuevas luces.

Desde que Isabel II llegó al trono en 1952, su imagen e iniciales han formado parte de la vida diaria de los británicos. Está en todos lados, desde el dinero en efectivo, los sellos postales, los pasaportes, uniformes militares e incluso el propio himno. Todo está sujeto a cambios que, según la prensa londinense, se empezarán a dar una vez haya un nuevo monarca proclamado para hacerle referencia en lugar de la reina.

Dinero en efectivo. En el Reino Unido los billetes y monedas llevan impresos el rostro de Isabel II, por lo que a continuación deberán ser reemplazados por dinero en efectivo con la imagen del nuevo monarca, Carlos III. No será una tarea sencilla, después de todo debe cambiarse el diseño de más de 4.500 millones de unidades de billetes y monedas, según medios británicos.

Un rediseño involucraría que el dinero en efectivo actual saldría de circulación. No obstante, se cree que la imagen de la reina seguirá estando vigente, al menos por un tiempo estimado, quizás dos años, en lo que se consigue reemplazar las unidades en el país y a medida que se elimina gradualmente el viejo dinero.

Pero esas medidas no serán exclusivas del Reino Unido, después de todo, la reina Isabel II no era solo la jefa de Estado de ese país. En Canadá, Australia, Nueva Zelanda o buena parte del Caribe Oriental, que eventualmente harían lo mismo, renovando la imagen del dinero con un perfil de Carlos III con la vista fija en la izquierda, que mire al lado contrario del de su madre, según los protocolos.

Sellos postales y buzones

Pero ese no será el único cambio coordinado con el Palacio de Buckingham, después de todo su nombre figura además en el Royal Mail. Correos ha descartado, según medios londinenses, que los buzones que llevan las iniciales de la Reina sean cambiados. Después de todo existen algunos antiguos que todavía llevan inscritas las iniciales GR por el rey Jorge VII, el padre de Isabel.

Correos cambiará los sellos con la imagen del nuevo monarca, pero el cambio de iniciales en los buzones, ampliamente repartidos por el país con las inscripciones de EIIR por Isabel II Regina (reina en latín), no se produciría a partir de los actuales, sino que los buzones que se produzcan o restauren podrán llevar las iniciales del rey Carlos III.

Las iniciales de la reina también aparecen inscritas en los uniformes de los oficiales de policía y los soldados del ejército británico. Es probable también que todos sean renovados con el nuevo monograma de Carlos III.

Los pronombres del rey

Los pasaportes de los ciudadanos británicos también verán cambios, aunque lo más probable es que solo se lleven a cabo cuando estos se renueven tras expirar. Esto es porque llevan un texto del Secretario de Estado de Su Majestad, donde solicita que los portadores de los pasaportes puedan transitar “libremente sin obstáculos ni obstáculos y que le brinden la asistencia y protección que sean necesarias”, usando los pronombres de la reina para Su Majestad (Her Majesty) por lo que podrán cambiar para reflejar los pronombres masculinos del nuevo rey.

El cambio de pronombres también podría afectar, en teoría, la letra del himno nacional, cuya versión actual data del siglo XVIII, cambiando solo para decir “Dios salve al Rey” en lugar de “Dios salve a la Reina”. @mundiario

Los billetes y los pasaportes cambian tras la muerte de Isabel II
Comentarios