Buscar

MUNDIARIO

La Biblia políglota complutense y Jesucristo

​La Biblia políglota complutense fue terminada en el año 1517, pero el fallecimiento del Cardenal Cisneros retrasó la venta. Recién en el año 1521, el Papa León X aprobó la publicación de la biblia y su venta se inició el mismo año. Fue vendido a seis ducados y medio de oro.

La Biblia políglota complutense y Jesucristo
Jesucristo.
Jesucristo.

Firma

Renatto Bautista Rojas

Renatto Bautista Rojas

El autor, RENATTO BAUTISTA ROJAS, analista político y columnista de MUNDIARIO, entre otros medios, es licenciado en Ciencia Política por la Universidad Nacional Federico Villarreal (UNFV). Es Maestro en Gestión de Políticas Públicas por la Universidad Nacional Federico Villarreal (UNFV). Es autor de los libros Medios de comunicación y política en el siglo XXI. El poder tras bambalinas (2015) y A la luz de la sombra: De Bello Gallico (2018). @mundiario

Una de las mayores mentiras que se nos afirma es que Martín Lutero fue la primera persona en traducir, del latín, la Biblia a otros idiomas.

El cardenal español y asesor político de los Reyes Católicos, Francisco Jiménez de Cisneros (1436-1517) fue la primera persona en traducir la Biblia a otros idiomas. Esta Biblia se denominó la Biblia Políglota Complutense. Los idiomas escritos en dicho texto son el arameo, el hebreo, el griego y el latín.

La Biblia políglota complutense fue terminada en el año 1517, pero el fallecimiento del Cardenal Cisneros retrasó la venta. Recién en el año 1521, el Papa León X aprobó la publicación de la Biblia políglota complutense y su venta se inició en el año 1521. Fue vendido a seis ducados y medio de oro.

Estamos muy cerca de la Navidad y me permito hacer una reflexión sobre Jesucristo:

Como todos sabemos Jesucristo es el Hijo de Dios, profetizado en el Antiguo Testamento como el Mesías e Hijo de Dios.

Jesucristo, al iniciar su predicación religiosa, chocó con dos grandes poderes: El primero fue el romano que pensaba que Jesucristo era un líder político que lideraría una rebelión contra el Imperio Romano. El segundo poder era el establishment religioso judío, comandado por los sacerdotes Caifás y Anás.

Estoy convencido que dentro de sus corazones, Caifás y Anás sabían que Jesucristo era el Hijo de Dios, profetizado en el Antiguo Testamento, pero ellos sabían que sí lo reconocían como Hijo de Dios no lo podrían manipular porque Jesucristo es Dios y los mortales no podemos manipular a Dios. ¡Lógico! Además, sí Caifás y Anás lo reconocían a Jesucristo como Dios, ellos, como toda la casta sacerdotal judía, perderían todo su poder sobre la comunidad judía.

Está reflexión es muy personal que no sea tomado como un insulto a nadie por sus respectivos credos confesionales y, como reitero, lo escribo porque estamos muy cerca de la Navidad que es la conmemoración del nacimiento de Jesucristo.

¡Feliz Navidad a todos mis amigos lectores! @mundiario