Buscar

MUNDIARIO

Unas bañistas musulmanas usan el burkini, desafiando la norma en Francia

Una protesta llevada a cabo por unas mujeres musulmanas  en Grenoble y reabre el debate sobre el laicismo.

Unas bañistas musulmanas usan el burkini, desafiando la norma en Francia
Bañistas con burkini. / RR SS.
Bañistas con burkini. / RR SS.

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

La autora, VALERIA M. RIVERA ROSAS, escribe en MUNDIARIO, donde fue coordinadora general. Es licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. @mundiario

Francia es un país multicultural que tristemente se enfrenta al laicismo republicano que prohíbe ciertas formas de algunas religiones. Esto quedó evidenciado el pasado domingo, cuando se vivió un episodio de tensión en Grenoble, donde unas siete mujeres musulmanas se metieron en la piscina municipal, la Jean Bron, llevado burkini. En el país sigue vigente una prohibición sobre esta prenda de baño integral islámica.

La protesta tenía como objetivo visualizar la situación, donde las mujeres solo buscaban reivindicar sus derechos. Las mujeres recibieron varias advertencias de parte de los vigilantes de la piscina y de personal de la dirección, sin embargo, estas hicieron caso omiso. En su protesta fueron acompañadas por otras mujeres no musulmanas, pertenecientes a la Alianza Ciudadana. La protesta prácticamente comenzó cuando las mujeres se lanzaron al agua, siendo aplaudidas por los presentes.

Las mujeres estuvieron en el lugar cerca de una hora, hasta que apareció la policía y les impuso una multa de 35 euros por violar las normas del establecimiento. Asimismo, las mujeres aseguraron que se inspiraron en Rosa Parks, conocida por luchar por los derechos de la población negra.

En Francia, el burkini se convirtió en polémica luego de que fue considerado como una expresión militante del islam, completamente incompatible con los valores laicos de la sociedad francesa. Las mujeres musulmanas argumentan que tienen todo el derecho a llevarlo, por una cuestión de libertad. @mundiario