Buscar

MUNDIARIO

El autor más leído del mes de julio en MUNDIARIO fue Adrián Rosales

Con su análisis ¿Por qué la mayoría de los españoles siente rechazo hacia el pablismo?, el autor se convirtió en el autor más leído del pasado mes.
El autor más leído del mes de julio en MUNDIARIO fue Adrián Rosales
Adrián Rosales. / Cedida
Adrián Rosales. / Cedida

Firma

Judith Muñoz

Judith Muñoz

La autora, JUDITH MUÑOZ, es escritora y periodista. Fue coordinadora general de MUNDIARIO, donde actualmente es adjunta al Editor. Fue redactora del periódico Xornal de Galicia y también formó parte del equipo del periódico La Voz de Galicia y de la agencia Quattro Idcp. Es autora del libro de poesía Anhelo. @mundiario

Adrián Rosales se convirtió en el autor más leído del mes de julio en MUNDIARIO gracias a su análisis titulado ¿Por qué la mayoría de los españoles siente rechazo hacia el pablismo? El autor, natural de Vigo, es analista político en este medio, pero además ejerce como profesor de Geografía e Historia en un instituto de enseñanza media. Licenciado en Ciencias Políticas y de la Administración por la Universidade de Santiago de Compostela, sus análisis políticos en MUNDIARIO son leído por miles de personas y siguen la tendencia de crecimiento que, a su vez, experimenta el medio en los últimos meses.

— Escribiste el artículo el 14 de julio y, desde entonces, han sucedido muchas cosas. ¿Añadirías ahora algún punto más a los factores de rechazo hacia Pablo Iglesias en los que incidiste?

— En el artículo había expuesto que el rechazo hacia Pablo Iglesias y su entorno tiene dos vertientes. Una externa: la fuerte oposición mediática hacia su figura política, unida  al choque con  la media ideológica centrista de la población española, y otra interna: el kichnerismo y amiguismo organizativo, las relaciones internas excluyentes o la incoherencia entre su modo de vida y su discurso.

A esto podemos añadir el acentuado personalismo que transmite el líder de Podemos (recordemos el cartel "vuELve"), sumado a la escasa visibilidad de IU y Equo dentro de Unidas Podemos (UP). Recordemos que la de Garzón es la organización más estructurada y con más trayectoria histórica dentro de este espacio. En último lugar, la imagen transmitida la última semana de peleas por los sillones, de colocar sí o sí a la pareja de Iglesias (Irene Montero) en una vicepresidencia/ministerio o de no llegar a un acuerdo de investidura con el PSOE... todo ello lastra al pablismo y al conjunto de UP.

— En tu opinión, ¿es bueno para España que un partido que insiste en la convocatoria de un referéndum de autodeterminación para Cataluña, que apoya la derogación de la prisión permanente revisable o que no condena la inmigración ilegal y las actividades okupas sea socio prioritario del actual PSOE?

— Las Confluencias poseen aspectos positivos para nuestro bienestar, como la defensa de la insistencia en una mayor recaudación fiscal o el establecimiento de vetos jurídicos a las relaciones entre los poderes políticos y económicos. Asimismo, UP es la organización más sensata y efectiva en la búsqueda de una solución al conflicto catalán, al proponer un referéndum legal y vinculante de autodeterminación, al mismo tiempo que defienden que España siga estando unida.

En el lado negativo, los partidos que componen Unidas Podemos son poco realistas en términos económicos (defensa de la jornada de 35 h o de la subida del SMI por encima de los 1000 euros). Además, tal y como usted menciona, defienden un buenismo penal injusto e ineficiente, al anteponer la reinserción a la prevención; se muestran ambiguos ante los graves ataques a la propiedad privada por parte del movimiento okupa; y -quizás este último punto sea el menos criticable de los tres- no proponen límites claros a la entrada de inmigrantes no regularizados y al nivel de uso por estos de los servicios públicos. Por tanto, UP está actualmente lejos de ser un socio ideal para el ejecutivo de Sánchez.

— ¿Auguras un largo futuro a Unidas Podemos o hay algún factor -llamémosle Errejón- que acabe por dinamitar este conglomerado de minipartidos?

— La izquierda alternativa española tiene un suelo más sólido (en torno al 10%, tanto demoscópica como jurídicamente) tras la dura derrota del PSOE en 2011. Todo ello es consecuencia de la excesiva proximidad del PSOE a un establishment empresarial impopular en un contexto de crisis económica, además de las medidas más polémicas de los últimos años de Zapatero (recortes en el gasto público en perjuicio de las clases no pudientes y modificación del artículo 135 de la CE); lo que propició la gestación del crecimiento electoral primero de IU, luego de Podemos y finalmente de UP, dando lugar a un posterior incremento de poder institucional de este último.

En caso de que un partido liderado por Errejón se presentase a las elecciones generales, es indudable que afectaría negativamente a UP, pues, además de que ambas candidaturas harían frontera ideológica entre sí, hay que tener en cuenta que el carácter provincial de las circunscripciones electorales limita enormemente el rendimiento electoral de los partidos pequeños y medianos de ámbito estatal. Además, Errejón ha superado a Iglesias en las diferentes valoraciones de líderes. Por si esto fuera poco, Errejón podría atraer a la mayoría de actores no pablistas que actualmente permanecen dentro de UP (a Equo, a la mayoría de dirigentes de Podemos-Andalucía y al catalanismo de izquierda renovadora no independentista), así como a los antiguos aliados de Podemos (En Marea, Més, Compromís, etc.).

Creo que las variables del éxito a largo plazo de UP son también externas (nivel de apoyo al PSOE más el hecho de que un partido errejonista llegue a presentarse) e internas (cambio de líder, poner fin a toda clase de amiguismo organizativo, necesidad de una mayor cohesión interna, visualización de todas las siglas de la coalición más el hecho de volver a situar el regeneracionismo como el eje principal del discurso, en detrimento de Cataluña o del feminismo). Por tanto, si UP sigue sin hacer cambios y aparece Errejón como rival, la caída del primero puede ser muy dura.

— ¿Qué opinión te merece la última encuesta del CIS, que da una victoria, casi por aplastamiento, al PSOE en unas hipotéticas elecciones generales?

— En lo que respecta a la última encuesta hecha por este instituto, hay que tener en cuenta que el trabajo de campo fue elaborado antes de la sesión de investidura y que, en momentos de bloqueo político, el partido ganador suele salir reforzado (como sucedió jurídica y demoscópicamente con el PP entre diciembre de 2015 y septiembre de 2016).

No obstante, un 41,3% en intención de voto a favor del PSOE es poco realista hoy en día, incluso sin la presencia de un partido errejonista en el campo electoral. Si hacemos un estudio de los posibles trasvases de voto de derecha a izquierda, en primer lugar, la imagen más moderada del PP en los últimos meses más el hecho de tener a su izquierda a Ciudadanos limita muchísimo su pérdida de votos a favor del socialismo. En relación a los naranjas, aquí sí detectamos una pérdida moderada a favor del PSOE por el veto a Sánchez y por su claro giro a la derecha (según el CIS de abril de 2018, solamente el 21% de los votantes de Cs eran de centro-izquierda). Si miramos a UP, la mayoría de sus electores están de acuerdo con la actual hoja de ruta a favor de la coalición y culpan mayoritariamente al equipo del presidente del fracaso de la investidura, por lo que el giro al PSOE sería mínimo. Además, la agria victoria de VOX el 28-A (24/350 congresistas) ha reducido el miedo a la derecha alternativa dentro de la esfera progresista.

En conclusión, creo que el resultado real para el PSOE hoy en día sería posiblemente más alto que en abril de 2019, pero inferior al marcado por la encuesta de CIS de julio de este año. @mundiario