Buscar

MUNDIARIO

El autor más leído del mes de agosto en MUNDIARIO fue Juan José Prieto

“Una joven de 26 años, luego de un parto casero, ahoga a su bebé en un tacho con agua”, es uno de los artículos más leídos del mes pasado. Con este nuevo reconocimiento, su autor logra consagrarse como uno de los más leídos de este medio tras posicionar sus artículos por casi 12 meses consecutivos.

El autor más leído del mes de agosto en MUNDIARIO fue Juan José Prieto
Juan José Prieto, colaborador argentino de Mundiario. / Mundiario.
Juan José Prieto, colaborador argentino de Mundiario. / Mundiario.

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

La autora, VALERIA M. RIVERA ROSAS, escribe en MUNDIARIO, donde fue coordinadora general. Es licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. @mundiario

El autor Juan José Prieto nos presenta así el artículo más leído de agosto: “Análisis de cinco casos de violencia extrema en Argentina. Parece saludable que las políticas públicas no se sustenten en las creencias personales, religiosas o en la moral, sino que estén basadas en las evidencias”. Como es costumbre, Prieto nos presentó una selección de casos que evidencian la violencia y el ser humano.

Una joven de 26 años, luego de un parto casero, ahoga a su bebé en un tacho con agua”, es el artículo con que el autor logra posicionarse como uno de los más leídos tras 12 meses consecutivos. En esta ocasión hablamos de la naturaleza del ser humano y del aborto.

> Felicidades Juan José, tus artículos siguen imbatibles en MUNDIARIO. ¿Qué sientes al tener tanto éxito?

> Sinceramente estoy muy agradecido de que los lectores elijan mis escritos, es muy gratificante poder cumplir este rol, que es dar una mirada de una realidad que duele. También, y alguna vez ya lo expresé, para un escritor o autor, por humilde que sea, el mejor premio es saber que alguien lo ha leído, y ya van 12 meses consecutivos de este galardón... ¡gracias por leerme, me siento muy feliz!

> En el artículo mencionas que parte de la violencia propiciada por muchos padres es el resultado de tener hijos indeseados. En Argentina las medidas anti-aborto siguen estando vigentes a pesar de las manifestaciones que sacudieron a la nación recientemente. ¿Crees que las leyes de Argentina deben cambiar para poder evitar estos casos de filicidio?

 > Según algunas estadísticas de Estados Unidos, los casos de filicidio representan, aproximadamente, el 15% de los crímenes, un índice que no lo considero aleatorio sino que es parte de la violencia humana; por lo que un hijo no deseado se puede transformar en una tragedia, en lugar de ser una bendición.

En este contexto, estoy totalmente convencido que deben cambiarse las leyes, no solo por los casos de filicidio sino también para evitar los abortos clandestinos, donde muchísimas mujeres pobres mueren, mientras que las ricas no solo lo mantienen en secreto sino que evitan la vergüenza o la crucifixión popular.

A su vez, detrás de lo ilegal siempre están los que se benefician, los que obtienen ganancias extraordinarias a costa de la tragedia de otros. Y eso debe evitarse, porque es una problemática que está mucho más allá de cualquier ideología, de los sentimientos o de las creencias religiosas de cada uno.

Además, estimo que este problema social (que no es nuevo, sino que lo padecemos desde la época en que formábamos parte del Virreinato del Río de La Plata, bajo el dominio de Carlos III de España, allá por el año 1776)  no solo se soluciona con educación, sino que se necesitan de las dos herramientas, y esto incluye a las leyes, una legislación que esté a la altura de lo que verdaderamente ocurre.

> En tus artículos se evidencia la maldad del ser humano sin importar el género. ¿Qué crees que condiciona dichas acciones en las personas?

> Pienso que el hombre es en una parte humano y en la otra conserva su instinto primitivo o animal, por lo que considero que es violento por naturaleza, una violencia que puede ser moldeada.

En las sociedades de estos tiempos podemos afirmar que nuestro mayor enemigo somos nosotros. Somos una especie muy compleja que tenemos la capacidad de expresar lo que razonamos, que ya no agredimos para sobrevivir o por defendernos sino que, a veces, lo hacemos premeditadamente y guiados por intereses egoístas, por ser intolerantes o posesivos; pero a pesar de estos seres existen los otros, los que prefieren hacer lo que creen que es correcto, hacer el bien por encima del dinero o el poder, los que respetan a sus pares y a los demás, los que privilegian las necesidades de sus hijos por encima de las suyas o aquellos que ponen el amor por encima del resto. En definitiva, ya lo decía Napoleón Bonaparte "cada uno de los movimientos de todos los individuos se realizan por tres únicas razones: por honor, por dinero o por amor", tres componentes o aristas que nos muestran cuán complejos podemos ser.

Para cerrar, creo que el desarrollo cultural y educativo terminan por moldear ese instinto primitivo, haciéndolo cada día un poco más humano, porque la educación es una herramienta fundamental que permite sacar a la luz lo mejor de cada persona. @mundiario