Buscar

MUNDIARIO

El Aula del Mar, una manera de conocer la historia de Málaga

En este espacio museístico se puede descubrir la fauna y flora marina del Mar de Alborán, la parte más occidental del Mar Mediterráneo.
El Aula del Mar, una manera de conocer la historia de Málaga
Buques de guerra modernos.
Buques de guerra modernos.

Se mudaban para un año y fueron veinte. El Aula del Mar en Málaga se trasladó al nuevo Muelle del Puerto de Málaga, junto al Muelle Uno. Se encontraban en la antigua cofradía de pescadores de Málaga, se instaló el que iba a ser museo del mar, hoy convertido en Aula del Mar.

Este centro reúne tres centros en uno: de educación ambiental, otro de recuperación de especies marinas, cetáceos y tortugas marinas fundamentalmente, que por múltiples causas quedan varadas o bien son encontradas enfermas, con anzuelos, plásticos, etc, allí se les interviene y recupera.

La parte que a los modelistas más nos puede atraer es el Acuario – Museo, donde se recogen costumbres, diversas especies marinas y modelos artesanales de embarcaciones andaluzas, en concreto malagueñas, jábegas, pequeñas embarcaciones de pesca de bajura, así como grandes modelos y maquetas de navíos y barcos de época.

Aquella noche el mar no tuvo sueño, cansado de contar, siempre contar a tantas olas… / Luis Cernuda

Centrados en el Mar de Alborán, que va desde el estrecho de Gibraltar hasta el Cabo de Gata, nos dan a conocer la biodiversidad de estas aguas, que mezcladas con las aguas del Océano Atlántico proporciona una vida extraordinariamente rica en especies, reproduciendo praderas marinas, los ecosistemas coralinos, fondos litorales, arenosos, rocosos, etc.. Con una gran colección de invertebrados destacando la Pinna o “jamón de mar” y el ejemplar de calamar gigante pescado en las aguas de Fuengirola, allá por 1997. Llama poderosamente la atención, ejemplares disecados de tiburón martillo y de marrajo, así como caparazones de los diferentes tipos de tortugas marinas, que habitan estas zonas y sobre todo lo que a nosotros nos ocupa, una colección de modelos a escala de todo tipo de embarcaciones, dando a conocer la relación del hombre con el mar.

Por la falta de espacio estos modelos se encuentran en vitrinas que dejan ver exclusivamente uno de los costados, cosa que, para los aficionados al modelismo naval es algo agobiante y por supuesto, no dejan ver todo su esplendor, detalles, etc.. Podemos ver, los buques escuela: el español: Juan Sebastián El Cano, el italiano: Americo Vespuccio, el argentino: Libertad, el mejicano: Guauhtemoc, junto con la Fragata Bailén del s.XIX; el buque escuela alemán Gorch Fock, que en la actualidad continúa en activo y del que más adelante podremos visitar. Impresionante por sus dimensiones y el trabajo realizado, llama la atención el Victory de José Miralla, artesano malagueño, del que más adelante tendremos mayor información.

Embarcaciones de pesca de bajura, los primeros buques de guerra a vapor, por supuesto: el Stma. Trinidad, navío de primera clase de 130 cañones, modelo obligado de cualquier colección que se precie; la Fragata Alfonso XII, buque del s.XIX; el galeón San Luis del siglo XVII; hay  que recordar que los galeones aparecieron a la mitad del siglo XVI, en la Armada  Invencible; galeones noruegos, buques de guerra modernos; la Fragata Numancia del 1863, la primera fragata de la Armada española blindada, primer blindado que dio la vuelta al mundo, primero en recibir un impacto de grueso calibre, primero en muchos aspectos; el buque Naseby, de 1.285 toneladas, fabricado en los astilleros de Inglaterra, el mas grande de su época, renombrado con la vuelta de la monarquía como Royal Charles de 1655; el bajel francés Valmy del siglo XVII y alguno más que de seguro, se queda por el camino.

Para aficionados a los dioramas, también los tienen como el de muestreo arqueológicos submarinos, una reproducción de un puente de mando, redes, vasijas y objetos marinos y marítimos, que la falta de espacio los hace descansar, oliendo al agua del mar, que entre la cercanía de los espigones y los acuarios que lo rodean, hacen de este museo todo un homenaje.

Compartiendo espacio, con todos estos modelos, se encuentran los premios y reconocimientos diversos hacia el Aula del Mar, otorgados por diferentes entidades y empresas, labor que deseamos que continúe en el tiempo divulgando los secretos de las aguas, en un lugar más digno del que todos nos podamos sentir orgullosos de lo que hoy, tienen entre sus paredes.

Un lugar más en Málaga para visitar. @mundiario