Buscar

MUNDIARIO

Asteroide, cometa u “objeto de una civilización alienígena”: ¿qué es Oumuamua?

Desde que fue avistado por primera vez en octubre de 2017, los científicos tienen amplias discusiones sobre qué puede ser. Las primeras informaciones giraban en torno a la posibilidad de ser un cometa inusual, pero los expertos de Harvard tienen una opinión muy distinta.

Asteroide, cometa u “objeto de una civilización alienígena”: ¿qué es Oumuamua?
Ilustración de Oumuamua. / RR SS.
Ilustración de Oumuamua. / RR SS.

Firma

Natalia Souto

Natalia Souto

La autora, NATALIA SOUTO, es analista de la actualidad. @mundiario

En 2017 la comunidad científica está discutiendo alrededor de un extraño objeto espacial con formas muy inusuales. Tiene medidas de 400 metros de largo, su ancho era 10 veces menor y cuenta con una superficie rojiza. Su trayectoria es caótica, su brillo cambia de forma constante y rotaba de forma veloz. Los primeros en observarlo fueron los astrónomos del sistema de sondeo continuo Pan STARRS, de la Universidad de Hawái, quienes procedieron a denominarlo como Oumuamua, que quiere decir “mensajero de lejos que llega primero” en hawaiano.

Desde el inicio los expertos manejaban dos hipótesis: es un cometa o un asteroide. Podría ser un cometa ya que los gases que emanan desde la superficie explicarían las pequeñas variaciones de su trayectoria, pero no cuenta con la cola característica de partículas de polvo y hielo que dejan durante su paso. 

Pero un nuevo estudio de unos científicos del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian, asegura que el objeto podría ser el resultado final de un proceso natural “aún desconocido en el espacio interestelar o en discos proto-planetarios”. Pero no descartan la posibilidad de que tenga un origen “artificial”.

La investigación firmada por los astrónomos Shmuel Bialy y Abraham Loeb ha sido publicada en la revista Astrophysical Journal Letters. En ella afirman que “Oumuamua puede ser una sonda totalmente operacional enviada de manera intencional a las proximidades de la Tierra por una civilización alienígena”.

O quizás pueda ser “un resto de un equipo tecnológico avanzado”, específicamente una vela solar, un dispositivo que se propulsa por la radiación solar o el plasma del viento solar. Los expertos concluyen esta opción debido a su alta velocidad y trayectoria inusuales.

Por ahora, la comunidad científica ve con suspicacia esta posibilidad debido a que la investigación carece de las pruebas suficientes. @mundiario