Assange: ¿un fracaso del Derecho, las organizaciones internacionales y la sociedad civil?

Julian Assange, fundador de Wikileaks.
Julian Assange, el australiano asilado en la embajada de Ecuador en Londres.

Distintas organizaciones civiles de todo el mundo claman por el cese de la situación de detención arbitraria en la que está Julian Assange. Aunque él no está “detenido” en el sentido literal del término.

Assange: ¿un fracaso del Derecho, las organizaciones internacionales y la sociedad civil?

La situación de Julian Assange pone en evidencia un fracaso conjunto, al menos de momento, del Derecho, de la Sociedad Civil y de las organizaciones internacionales.

No es razonable que no se encuentre una solución luego de cuatro años.

El fracaso del Derecho

Vengo siguiendo el “caso Assange” desde el principio. He propuesto dos posibles soluciones que han sido comentadas como muy plausibles y fundadas en el periódico El Imparcial por José Eugenio Soriano, catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad Complutense de Madrid. El primero se tituló “Caso Assange: la solución Gambier” (25/06/2014; ir al artículo) y el segundo fue “Caso Assange: solución Gambier, segunda fase” (26/09/2014; ir al artículo). La primera de ellas fue, incluso, tomada como propia -más allá de los matices que correspondan a su gestión políca- por el entonces Canciller de Ecuador, Ricardo Patiño Aroca.

¿Qué ha pasado con ellas? Las partes no se avienen a seguir los caminos propuestos ni se encuentran otros alternativos. Ni son exitosos los caminos de su defensa (hace poco fracasó un intento de levantar la "euroorden" que pesa contra él). Cuando supe de las objeciones a la primera de mis soluciones, propuse la segunda. Nada ha pasado.

Pero el fracaso del Derecho no tiene que ver, solamente, con mis propuestas, naturalmente. La justicia sueca tampoco tiene satisfacción y no logra avanzar. No solo se produce la prescripción de algunos de los presuntos delitos o faltas que se le imputan a Assange (lo que es inexplicable), sino que cuando parecía que éste iba a ser interrogado en Londres en la sede de la Embajada de Ecuador, han aparecido trabas burocráticas y el interrogatorio no ha tenido lugar todavía.

El fracaso de la Sociedad Civil

Distintas organizaciones civiles de todo el mundo claman por el cese de la situación de detención arbitraria en la que está Julian Assange. Aunque él no está “detenido” en el sentido literal del término (dado que puede salir de donde está), así califican su situación los expertos. Y la detención, veremos en seguida, es definida como arbitraria. Se organizan continuamente seminarios y actos de protesta en distintas partes del mundo. Eso sí, mientras tanto él ejerce -gracias a la tecnología- plenamente su libertad de expresión con la sola limitación física (lo que no es poco).

¿Qué ha pasado con estos clamores?  Nada. Más allá de continuar sensibilizando a la opinión pública, no logran conmover la situación en la que se encuentra Assange. En igual saco roto caen apoyos de variadas y antagónicas fuerzas políticas que se manifiestan de tanto en tanto.

El fracaso de las organizaciones internacionales

El caso Assange tuvo este año un nuevo hito. Un comité de expertos de la Organización de las Naciones Unidas (UN Working Group on Arbitrary Detention) se pronunció en el mes de diciembre de 2015 considerando que su situación era constitutiva de una “detención arbitraria”. Esta opinión se conoció en febrero de 2016. Ver la noticia en la BBC

Este es el nombre de la opinión: Opinion No. 54/2015 concerning Julian Assange (Sweden and the United Kingdom of Great Britain and Northern Ireland) 
 
¿Qué pasó en la práctica? Nada. Los países implicados no se sintieron vinculados a ese dictamen. Solo queda como un dato del clamor en favor de Julian Assange. Pero quizás el más relevante.

Todo ello me mantiene en la firme convicción de algo que muchos considerarán obvio: hay razones políticas muy fuertes detrás de esta situación. Esto hará que las herramientas legales que se vayan usando fracasen una tras otra.

¿Será el Brexit una solución? Falta tanto tiempo para que se materialice la salida del Reino Unido que pensar en ello carece de sentido práctico. Evidentemente caerá la Euroorden, pero se buscará un camino para que se reemplace su efecto. Hay que encontrar una solución ahora.
 
 

Assange: ¿un fracaso del Derecho, las organizaciones internacionales y la sociedad civil?
Comentarios