Buscar

El artista traduce, esculpe, da color…

El pintor, el escultor... saben captar la luz, la sombra, el brillo del objeto que tienen ante si, arrancando de su humilde factura la hermosura que el profano no es capaz de descubrir.

El artista traduce, esculpe, da color…
Almuerzo de confraternidad de un grupo de artistas. / MCI
Almuerzo de confraternidad de un grupo de artistas. / MCI

Firma

Mary Carmen Calviño Iglesias

Mary Carmen Calviño Iglesias

Ha expuesto en diversos países, donde también ha sido objeto de distintos reconocimientos. Pintora natural de Lalín (Pontevedra), afincada en A Coruña, tiene su propio taller desde 1981. Colabora en MUNDIARIO.

“Este mundo tiene necesidad de la belleza. La belleza, como la verdad, pone alegría en el corazón de los hombres, todo ello está en vuestras manos”

Mensaje de Pablo VI a los artistas.

Un año más, artistas coruñeses miembros de la Asociación de Artistas de esta ciudad se reunieron en una comida de hermandad con el fin de celebrar el día de su patrón Fray Angélico. El marco elegido fue un salón del Casino de A Coruña. Nadie mejor que el dominico para tener bajo su patrocinio a este colectivo, que, como él, sabe utilizar el lenguaje de la belleza que atesoran las cosas humildes.

El pintor, el escultor... saben captar la luz, la sombra, el brillo del objeto que tienen ante si, arrancando de su humilde factura la hermosura que el profano no es capaz de descubrir. Su taller es el sancta sanctorum del mismo, allí, inmerso en sus grandes silencios, en horas de meditación, flujos y reflujos. El artista traduce, esculpe, da color… en fin, crea y cuando su obra sale a la luz lo hace impregnada a una atmósfera íntima, cargada de ensoñación, silencios y tiempos dedicados a la consecución de la misma, transmitiendo emoción, y sentimientos al contemplador. Ahí es cuando el creador se siente satisfecho  y recompensado del arduo esfuerzo a que se ha visto sometido durante el proceso creativo.