Buscar

MUNDIARIO

Nueve artistas acusan al tenor Plácido Domingo de acoso y abuso sexual

La acusación se difundió este martes por la mañana. La misma asegura que el español inició estos abusos hace 30 años.
Nueve artistas acusan al tenor Plácido Domingo de acoso y abuso sexual
Plácido Domingo, cantante español. / Twitter
Plácido Domingo, cantante español. / Twitter

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

El autor, HÉCTOR ANTONIO MORALES, es colaborador de MUNDIARIO. Se formó en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala. @mundiario

El tenor español Plácido Domingo ha sido acusado de abuso sexual por nueve mujeres. La acusación fue difundida este martes por agencias de noticias, que únicamente han revelado el nombre de una de las supuestas víctimas: Patricia Wulf. De acuerdo a información, el cantante presionó a estas personas que se encontraban en los inicios de sus respectivas carreras, para que tuvieran relaciones sexuales con él en retorno de trabajos e incluso castigó a quienes se negaron a acceder a sus deseos. Todo esto durante loa década de los 80' y hasta principios de la década actual.

A sus 78 años. Domingo es uno de los tenores más admirados de la historia y también uno de los nombres más fuertes de la industria de la música clásica en el mundo. Lleva 50 años en estudios y escenarios. Actualmente se encarga de dirigir la Opera de Los Ángeles, California.

Las encargadas de emitir la acusación han sido ocho cantantes y una bailarina, que aseguran haber sido acosadas por Domingo, algo que todo mundo conocía pero nadie denunciaba. Una, de hecho, explicó que el tenor le metió la mano por debajo de la falda y otras explican que las besó a la fuerza. "Que alguien te esté intentando coger de la mano durante una comida de negocios es raro, o que te ponga la mano en la rodilla”, explicó una de ellas. "Siempre te estaba tocando de alguna forma, siempre besándote", prosiguió.

Unido a estos testimonios de acoso sexual deliberada, otras seis mujeres han dicho que Domingo les hizo propuestas ofensivas. Una relata que le insistió en salir con ella tras haberla contratado para una gira de conciertos en los 90'. De paso, hay otras 30 profesionales que también acusaron a Domingo de comportamiento inapropiado.

El tenor no respondió a solicitudes enviadas por las agencias de noticias, mas sí se defendió. "Las acusaciones de estas personas anónimas que se remontan hasta tres décadas atrás son profundamente preocupantes y, tal como se presentan, inexactas. Aún así, es doloroso oír que he podido molestar o hacer sentir incómodo a alguien, da igual cuánto tiempo haga de ello y a pesar de mis mejores intenciones. Creía que todas mis interacciones y relaciones fueron siempre bienvenidas y consentidas. La gente que me conoce o que ha trabajado conmigo sabe que no soy alguien que pueda hacer daño, ofender o avergonzar a alguien de manera intencionada", se defendió.

"Sin embargo, reconozco que las reglas y valores por los que hoy nos medimos, y debemos medirnos, son muy distintos de cómo eran en el pasado. He sido bendecido y privilegiado de haber tenido una carrera de más de 50 años, y me ceñiré al más alto estándar”, agregó.

La mayor parte de las víctimas estaban en una edad joven cuando todo esto pasó. Sus historias reflejan un patrón de conducta de parte de Domingo. Las contactaba de forma insistente, usualmente llamándolas a sus casas en la noche, mostraba interés por sus carreras y casi las forzaba a tener encuentros privados, ya sea en su apartamento o en un hotel, donde les prometía darles consejos profesionales.

Siete de estas mujeres consideran que sus carreras, cuando no sus vidas, sufrieron daños por haber rechazado al experimentado artista. Algunas veces no cumplía lo que les prometía, y a otras las despedía. Ninguna quiso revelar su nombre, salvo Wulf, pues muchas están todavía en la industria y tienen miedo de ser humilladas o acosadas públicamente. No obstante, se atrevieron a relatar sus experiencias movidas por el movimiento #MeToo.

Dos de ellas accedieron a las ofertas de Domingo porque sentían la presión de rechazar al hombre más poderoso de su industria. Una de ellas aseguró que tuvo relaciones dos veces con aquél, quien le dio 10 dólares cuando se marchó del hotel Biltmore de Los Ángeles, lugar del encuentro. "No quiero que te sientas como una prostituta, pero tampoco quiero que tengas que pagar por aparcar”, le dijo para justificar ese pago.

Algunas de ellas aseguran que ya les habían advertido de lo peligroso que era estar a solas con Domingo, llegando al punto de que, en la medida de lo posible, evitaran cualquier interacción con él.

Eso sí, ninguna de las supuestas víctimas presentó documentos o alguna evidencia que diera cimientos a sus acusaciones. No obstante, las agencias de noticias sí pudieron verificar que efectivamente trabajaron con el tenor. @mundiario