Buscar

MUNDIARIO

Un argentino afirma que le inyectaron hormonas de mono para crecer

En su juventud, Gustavo Coleoni era un prometedor jugador de Talleres de Córdoba y muchos creían que su talento superaba al de Diego Armando Maradona. Quisieron ayudarlo a crecer porque era muy bajo de estatura.
Un argentino afirma que le inyectaron hormonas de mono para crecer
Imagen referencial de una jeringa. / Pixabay
Imagen referencial de una jeringa. / Pixabay

Firma

Rafael Adolfo Vásquez

Rafael Adolfo Vásquez

El autor, RAFAEL ADOLFO VÁSQUEZ, es periodista, creador de contenidos multimedia, editor audiovisual y Community Manager. @mundiario

Gustavo Coleoni no es un nombre que tenga mucha repercusión en el mundo del fútbol mundial, pero en Argentina muchos lo recuerdan como un prospecto que apuntaba alto pero que no cumplió su sueño de convertirse en un crack de la primera división de su país.

Su periplo duró muy poco, porque se retiró cuando apenas tenía unos 22 años. Eso sucedió casi treinta años atrás pero en lugar de quedarse con los brazos cruzados, hizo el curso de entrenador y desde 2006 se convirtió en un especialista en clubes de ascenso de la Federal A y de la Nacional B.

Clarín lo entrevistó para conocer algunas de las intimidades y anécdotas de su corta, pero intensa carrera dentro de las canchas. Una de ellas llama la atención poderosamente, porque como él mismo asegura que si en lugar de los 161 centímetros de altura tuviese algo menos seguramente "hubiera sido enano de circo".

A principios de los años ochenta cuando era un chaval su talento con el balón pegado al pie era tan superlativo, que algunos expertos de la época lo consideraban mejor que Diego Armando Maradona cuando este era un niño, pero la ausencia de algunos centímetros adicionales provocaron que su entorno probara cualquier tipo de  método, con tal que creciera un poco más, hasta el punto de pagar un tratamiento que valía "25 dólares cada inyección. Las traían de Italia y las compraban en Estados Unidos. Eran hormonas de mono. Si hasta tenían miedo de que me salieran pelos" dijo el exfutbolista.

Quizás no hay nadie que corrobore este comentario de Coleoni, pero lo cierto del caso es que desde hace algunos años, los tratamientos con hormonas de crecimiento se convirtieron en una alternativa, para aquellos que deseen crecer algunos centímetros que su cuerpo naturalmente no se los podía brindar. Uno de esos casos es mundialmente conocido, porque lo vivió el astro del fútbol Lionel Messi. @mundiario