Antes de ser famosos: Osama bin Laden, el legendario líder de Al-Qaeda

Osama bin Laden.
Osama bin Laden.

Antes de convertirse en el gran líder de Al-Qaeda, este hombre aprovechaba la fortuna de su padre para ataques terroristas. Así fue su vida antes de ser famoso.

Antes de ser famosos: Osama bin Laden, el legendario líder de Al-Qaeda

Antes de ser famosos es una serie exclusiva de MUNDIARIO en la que se revelan cómo eran las vidas de ciertas celebridades antes de alcanzar ese estatus. La serie ha dedicado episodios a fenómenos virales, estrellas porno, empresas virtuales, etc. El nuevo episodio está dedicado a uno de los personajes más emblemáticos –no por eso bueno- del siglo actual: Osama bin Laden.

Biografía

Osama bin Laden nació bajo el nombre de Usāma bin Muhammad bin `Awad bin Lādin el 10 de marzo de 1957 en Riad, capital de Arabia Saudita. Su padre, Mohamed, era dueño de una importante empresa de construcción en el Arabia gracias a sus nexos con la familia real saudí. Los amigos de Mohamed los hicieron la familia no real más rica de todo el territorio de su país natal –por cierto, la empresa, llamada Bin Laden Group, sigue siendo a día de hoy una de las más poderosas ya no sólo en Arabia Saudita sino en todo el mundo-.

Osama bin Laden. / historycooperative.com

Osama bin Laden en su niñez.

El pequeño Osama fue fruto del décimo matrimonio de su padre, el cual terminó al poco tiempo que el vástago vino al mundo. Tanto él como su mamá disfrutaron de la enorme fortuna del hombre y eso le permitió al pequeño estudiar en importantes colegios y universidades.

Inicios bélicos

A la edad de 23 años, y tras haber terminado sus estudios, se mudó a Afganistán. Tomó dinero y recursos de su familia para ayudar a la resistencia afgana a defenderse de la extinta Unión Soviética. Rápidamente, su fortuna y su carisma lo convirtieron en uno de los líderes más respetados de las tropas rebeldes. De hecho fue capaz de congregar a varios fieles de todo el mundo para que viajarán a Afganistán donde el mismo bin Laden supervisaría su entrenamiento.

Ante la precipitación de eventos, la CIA tomó también parte en el conflicto y ahí fue donde Osama empezó a tener sus contactos con los estadounidenses, quienes se convirtieron en un nuevo y orgulloso patrocinador de la rebelión afgana. Sus contactos con el Pentágono lo hicieron alguien clave en el panorama político de su país en 1990.

En aquel año Sadam Hussein, presidente de Irak, invadió territorio saudí. Bin Laden se ofreció para proteger las fronteras de su país con sus propias tropas, que para entonces ya eran bastante numerosas, pero el rey de Arabia Saudita se negó pues quería tropas mejor preparadas. Y por tropas mejor preparadas se refería a tropas de Estados Unidos. Bin Laden se sintió insultado por la decisión del monarca y cargó en repetidas veces contra él. El rey, tras varios intentos de silenciarlo, ordenó que fuera expulsado del país y le retiró su ciudadanía.

Se fue a Sudán donde estuvo un tiempo muy corto antes de ser expulsado de ahí también. Con pocas opciones y con varios amigos regados por Asia, se mudó a Afganistán, país controlado por los talibanes, los únicos que le ofrecían un poco de cariño entre todo el odio que su figura había generado.

Desde ahí estableció el cuartel general donde empezaría sus actos terroristas. Ya con la creación de Al-Qaeda en su palmarés, bin Laden llegó incluso a atacar las embajadas norteamericanas de Nairobi (Kenia) y Dar es Salaam (Tanzania) –y sin ayuda de Hillary Clinton-. El FBI lo tenía ya entre sus 10 individuos más buscados. Su figura era una sensación y ofreció entrevistas en más de una ocasión para periodistas estadounidenses.

Para 1998 el hombre ya tenía un nombre propio en la política de Estados Unidos. La epítome de su sangrienta carrera fue la mañana del 11 de septiembre de 2001, cuando supuestamente organizó los ataques por los que dos aviones comerciales se estrellaron contra el World Trade Center.

En torno a aquel día y a su muerte han circulado infinidad de historias. Desde que fue sólo una pantalla para un autoataque de Washington, hasta que en realidad no está muerto y toda la operación que Barack Obama supervisó desde la Casa Blanca fue sólo un montaje.

Como sea, fue la vida de Osama bin Laden antes de ser famoso.

Episodios anteriores

- Psy.

- Al Capone

- The Undertaker.

- Google. @hmorales_gt

 

 

Antes de ser famosos: Osama bin Laden, el legendario líder de Al-Qaeda
Comentarios