Buscar

MUNDIARIO

Antes de ser famosos: Jason Momoa, niño de mamá y deportista frustrado

Pese a actuar usualmente en papeles rudos y hasta de súper héroes, este hawaiano se ve a sí mismo como un niño consentido.

Antes de ser famosos: Jason Momoa, niño de mamá y deportista frustrado
Jason Momoa, actor estadounidense.
Jason Momoa, actor estadounidense.

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

El autor, HÉCTOR ANTONIO MORALES, es colaborador de MUNDIARIO. Se formó en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala. @mundiario

Antes de ser famosos es una serie exclusiva de MUNDIARIO en la que se estudia y conoce la vida de importantes celebridades antes de saltar a la fama. Por esta serie han pasado narcotraficantes, estrellas porno, bizarros artistas de Youtube, entre otros. Esta nueva entrega está dedicada a uno de los actores más famosos del mundo a día de hoy: Jason Momoa.

Biografía

Joseph Jason Namakaeha Momoa nació el 1 de agosto de 1979 en Honolulu, Hawai, Estado de Estados Unidos. Su primer apellido (Namakaeha) se traduce al español como “los ojos que lo saben todo” y es oriundo de su lugar de nacimiento; Momoa, en cambio, es un apellido polinesio que se traduce como “seco”. Su padre, Joseph, es nativo de Hawai y se gana la vida como pintor, mientras que su madre es una fotógrafa de raíces alemanas e irlandesas.

Jason no tiene hermanos ni hermanas y fue criado casi en exclusiva por su madre en Iowa, Estados Unidos. Acudió a la misma escuela que un tal Brandon Routh, quien interpretó a Superman en la película Superman Returns.

Pese a que es famoso por interpretar papeles de tipos fuertes y rudos, él se considera a sí mismo un “chico de mamá”. “Yo era un pequeño niño consentido de Iowa. Nunca fui rudo. De hecho, mis compañeros de clase solían encerrarme en mi propio casillero”, recordó en una vieja entrevista.

Sus primeros planes frustrados

Jason creció con casi ningún interés en la actuación. En lugar de eso, solía disfrutar mucho de los deportes. Su sueño era convertirse en un jugador de hockey pero una lesión en el fémur se cargó este plan. Luego de eso, se dedicó a escalar rocas, algo que se convirtió rápidamente en su pasión. Y de hecho, lo hacía muy bien, llegando a hacerse un nombre entre los más apasionados de este deporte y viajó por todo Estados Unidos y Europa para competir en torneos de esta disciplina.

En estos viajes, Jason empezó a conocer el mundo exterior. Aprendió un poco de francés y practicó el budismo como probablemente los dos mayores cambios que sufrió su vida durante sus travesías.

Estudió biología marina en la universidad en la Universidad Estatal de Colorado. Sin embargo no terminó sus estudios porque se mudó a Hawai para reunirse con su padre.

Sus inicios artísticos

Su estatura y su imponente físico hacían que fuera imposible que pasara desapercibido. En 1998 fue descubierto por un diseñador llamado Takeo Kobayashi, quien lo convirtió rápidamente en modelo para las marcas de ropa para las que trabajaba. Un año después, ganó el premio al Modelo Hawaiano del Año. Juntaba su trabajo como modelo con otro atendiendo una tienda de artículos de surf.

Jason Momoa en Baywatch

Audicionó para Baywatch Hawai. Obtuvo el papel pese a que, como él mismo admite, no tenía ningún tipo de preparación artística. Su papel en la serie fue de casi tres temporadas, nada más para una primera aventura en las producciones audiovisuales. Pese a eso, le costó mucho encontrar un buen representante ya que nadie se lo tomaba enserio.

Sus siguientes papeles fueron en la novela North Shore y en la película Las Vacaciones de la Familia Johnson. Entre 2005 y 2009 tuvo un papel en Stargate: Atlantis, así como otro un tanto más pequeño en The Game.

En 2005 inició una relación con Lisa Bonet. Como consecuencia, es el padrastro de Zoey Kravitz. También tuvo su primera hija llamada Lola. Todo parecía indicar que en su vida estaba saliendo todo bien. En 2008 se encontraba tomando unos tragos con unos amigos cuando empezó a pelear con un individuo. Éste le atacó directamente al rostro con un pedazo de una botella, por lo que Jason tuvo que ser sometido a una cirugía reconstructiva. De ahí su famosa cicatriz en su ceja izquierda.


Jason Momoa en 2006

Esa cicatriz probablemente le ayudó a obtener su siguiente papel: Conan the Barbarian en 2011. Momoa se sometió a un duro régimen de ejercicio y alimentación a fin de llegar a las exigencias de músculo y físico que le exigían los productores de la cinta. Estaba tan obsesionado con el papel que le pidió a un amigo que le rompiera la nariz, asegurando que con eso garantizaría que el personaje fuera todavía más realista.

Puede que aquella película no diera la talla esperada para ser una readaptación de un clásico, interpretado por Arnold Schwarzenegger. Sin embargo, le bastó para obtener el que es hasta hoy su personaje definitivo: Khal Drogo, un rey tribal de la serie de culto Game of Thrones. En 2014 decidió que era momento de hacer él mismo una película y el nombre de ésta fue Road to Paloma. La película puede que no haya llegado a las pantallas mainstream pero sí que recibió buenas críticas tras el festival de Sarasotta.

Un año después fue confirmada su participación como Aquaman para el universo extendido de DC Comics. Para este entonces, Momoa ya estaba bien colocado en la industria del cine, teniendo papeles en las producciones The Bad Batch y Braven, entre otras.

Hoy por hoy, Momoa es uno de los rostros más conocidos de esta industria gracias a su imponente físico y sus rasgos hawaianos, escapando del arquetipo de actor blanco y rostro impecable (esto a raíz de la cortada en su ceja). Así fue su vida antes de ser famoso.

Episodios anteriores: