Buscar

MUNDIARIO

No, un año de tu perro no equivale a 7 años humanos, palabra de la ciencia

Una investigación reciente presenta una nueva fórmula para calcular la relación entre las edades, basada en el cambio molecular en el ADN de los canes.

No, un año de tu perro no equivale a 7 años humanos, palabra de la ciencia
Perro. / Pexels.
Perro. / Pexels.

Ibed Méndez

Periodista.

Sí, sabemos que durante años se ha creído que para calcular la edad ‘humana’ de nuestro perro solo hace falta multiplicar el número por siete, pero un nuevo estudio ha revelado que, de hecho, este método popular está bastante errado. 

Una investigación reciente, publicada en la revista científica Cell Systems, ha presentado una nueva fórmula para calcular la relación entre las edades de los humanos y las mascotas, basada en el cambio molecular en el ADN de los canes.

Los resultados del análisis de la Escuela de Medicina de la Universidad de California, destacan que los perros envejecen a una velocidad más rápida que los humanos al inicio de su vida; y, posteriormente, este proceso comienza a ralentizarse al alcanzar la madurez (cuando cumplen 7 años). 

“Esto tiene sentido cuando lo piensas: después de todo, un perro de nueve meses puede tener cachorros, así que ya sabíamos que la proporción de 1:7 no era una medida precisa de la edad”, detalla el autor principal de estudio, Trey Ideker.

Gráfico para calcular la edad humana de tu perro. Cell Press.


Para calcular la edad de su perro en "años humanos" en función de la epigenética, encuentre la edad del perro a lo largo del eje inferior y trace el dedo hacia arriba hasta llegar a la curva roja. Luego, deslice el dedo hacia la izquierda para encontrar la edad humana correspondiente. / Crédito: Cell Press.

En concreto, los hallazgos revelan que un perro de un año tendría una edad humana de unos 30 años; 52 años humanos a los cuatro años; y a los 14 años unos 70 años.

Para llegar a esta conclusión, los autores analizaron los cambios epigenéticos en el ADN de más de 100 perros labradores (desde cachorros hasta perros ancianos), prestando especial atención a las modificaciones en el mismo.

El estudio ha permitido comprobar que los perros tienen una acumulación más rápida de grupos metilo (determinadas moléculas) en su genoma que los humanos, lo que significa que envejecen a un ritmo distinto en su primer año.

"El epigenoma se tradujo de siete semanas en perros a nueve meses en humanos, lo que corresponde a la etapa infantil cuando salen los dientes de leche tanto en cachorros como en bebés", señalan los autores. "En los ancianos, la esperanza de vida de los labradores, 12 años, se tradujo correctamente en la esperanza de vida mundial de los humanos, 70 años", añadían. @mundiario