Buscar

MUNDIARIO

Análisis grafopsicológico de la grafía de Rosario Porto, la madre de Asunta

Analizamos en MUNDIARIO los aspectos más destacados de la personalidad de Rosario Porto, que podemos observar en los grafemas y guarismos de la carta enviada desde prisión.

Análisis grafopsicológico de la grafía de Rosario Porto, la madre de Asunta
Escritura de Rosario Porto realizada en el remite del sobre de una carta, enviada desde la prisión de Teixeiro en A Coruña.
Escritura de Rosario Porto realizada en el remite del sobre de una carta, enviada desde la prisión de Teixeiro en A Coruña.

Firma

Luis Alamancos

Luis Alamancos

Criminólogo y criminalista forense. Perito judicial. Especialista en grafoanálisis, pericia caligráfica y documentoscopia por la Universidad Autónoma de Barcelona. Dirige el Gabinete Pericial INPEVAL y colabora en MUNDIARIO.

La inclinación de los grafemas y las separación mayoritaria entre caracteres indican que nos encontramos ante una persona reflexiva, con tendencia a la introversión, reflejando una conveniente prudencia en los contactos y asegurando un buen análisis de pros y contras antes de decidir.

Sin embargo, el margen izquierdo ensanchándose nos advierte que el individuo no cumple con lo que conscientemente se propone, ya sea en el plano económico, laboral o afectivo. No controla sus impulsos inconscientes.

Las líneas sinuosas u onduladas que apreciamos en el escrito, nos indican que moralmente, son personas bastante influenciables y que carecen de principios sólidos. Se adaptan a cualquier ambiente, siempre y cuando le ofrezca ventajas. Se comporta de muy diferente manera dependiendo de donde y con quien se hallen en cada momento.

El pequeño óvalo que podemos observar en la “u” de “Curtis”, refuerza la capacidad diplomática, analítica y reflexiva de la sujeto, pero también es un signo de egoísmo, ocultación y falsedad.

El óvalo de la “a” cerrado por abajo en “Carretera”, se interpreta como ocultación, falsedad y tendencia a la acaparación.

Si las mayúsculas tipográficas se mezclan con las minúsculas, más si se trata de la “R”, como podemos observan en “Curtis”, indican tendencia a la apropiación indebida.

La “A” mayúscula presenta un trazo izquierdo doble, lo que nos habla de una mayor atención del individuo hacia lo aprendido en la infancia. Un interés por mantener en su vida adulta las tradiciones familiares. El travesaño que cruza la “A”, une el plano familiar y social e indica un mayor materialismo cuanto más bajo se encuentre. Este materialismo se ve reflejado también en la dirección final de otros grafemas, como la “a” minúscula.

La “t” minúscula con doble barra indica una verificación continúa de las realizaciones por parte de la autora. Esta supervisión y control, puede llegar a ser obsesivo.

Otros elementos interesantes a tener en cuenta en la grafía de la sujeto son la menor presión que se aprecia en la parte inferior del óvalo de la “d” (el propio individuo) y la forma en que se realiza la “R” correspondiente al nombre. Esta formada en dos partes con un trazado totalmente incoherente y distinto de la “R” inmediatamente anterior correspondiente al remitente.

El "yo"
El nombre es el “yo” del propio individuo y la forma inconexa en que escribe su grafema inicial, con una especie de 3 y una barra vertical, es propio de algún tipo de desequilibrio psicológico en el sujeto.
En la carta se aprecian elementos propios de agresividad, tanto a sí misma (los óvalos con punta aguda hacia la izquierda) como a los demás (trazos finales acerados a la derecha y ángulo en algunos grafemas como la G).
Por lo que respecta a los guarismos (números), siempre ofrecen una menor información que los grafemas. No obstante es muy interesante la forma en que se realiza el número 1, que forma casi un triángulo. Esto indica un alto grado de dependencia en el escribiente y poca capacidad de iniciativa.