América supera la barrera del millón de muertes por covid-19

Un trabajador de un cementerio protegido con un traje de bioseguridad entierra a personas fallecidas por covid-19 en Sao Paulo, Brasil. / Diario O Globo
Un trabajador de un cementerio protegido con un traje de bioseguridad entierra a personas fallecidas por covid-19 en Sao Paulo, Brasil. / Diario O Globo
El continente más grande del planeta, América, es también el epicentro mundial de la tercera pandemia más devastadora de la historia. La covid avanza de Canadá hasta Argentina.
América supera la barrera del millón de muertes por covid-19

La tercera pandemia más devastadora de la historia sigue sin dar tregua y evoluciona como un potente ciclo biológico que continúa alterando todo el sistema de vida de la humanidad. Lo que se pensaba que podría expandirse como una cadena de contagios controlable a medio plazo, se convirtió en una curva muy volátil de infecciones a medida que las economías y las sociedades se reactivaban tras el período de confinamiento global en marzo de 2020. 

La humanidad jamás pensó ni se esperó que, en medio de una época de acelerado desarrollo y relativa estabilidad económica, una crisis de salud pública golpearía la realidad hasta descomponer las poblaciones, las familias e incluso el equilibrio mental de millones de personas en todo el planeta. Cuando el mundo ya se acerca a los 100 millones de casos (99 millones 300.000 hasta este lunes) y alcanza las 2 millones 132.000 muertes por covid-19, el epicentro global de esa nueva y sombría realidad aún permanece en el continente más grande del planeta. 

Y es que América ya superó la barrera del millón de muertes por covid-19. Luego de que el brote se originara en China y llegara rápidamente a Europa, la globalización impulsada por las conexiones aéreas, el turismo y los viajes de negocios llevaron la pandemia a América, que solo en un par de meses se convirtió en el epicentro continental con Estados Unidos como el epicentro mundial con más contagios y muertes por la covid-19. 

A pesar de que ha habido dos rebrotes en Europa, la línea de transmisión del virus sigue uniforme en América, especialmente en Latinoamérica y, en paralelo, los colapsos hospitalarios en Estados Unidos atizados por la llegada de la variante de coronavirus surgida en Reino Unido, mientras la amenaza de las cepas sudafricana y brasileña también chocan de frente con los precarios sistemas de salud de la región, que no cuentan con la infraestructura de los europeos o norteamericanos, los cuales también están al límite de su capacidad en una dura carrera por la supervivencia.


Quizás también te interesa:

Alemania compra 200 mil dosis del compuesto de anticuerpos que usó Trump


Los picos más fuertes del virus han tenido lugar en Europa, Estados Unidos y Canadá, pues son las economías occidentales más pujantes que, tras su reactivación plena en julio de 2020, provocaron una ola de movilidad urbana que aceleró los contagios a niveles similares a los del inicio de la pandemia. Pero en América Latina, aún no está claro si todavía se sigue en la primera ola o apenas comienza la segunda, cuando ya en Europa se habla de una tercera ola con miras a llegar a un cuarto período de explosividad de los casos y muertes por coronavirus. 

Para tener una idea de la magnitud epidemiológica y sanitaria de la realidad en el continente; tres países americanos ocupan los tres primeros lugares de exceso de muertes por Covid-19 en todo el mundo, superando incluso la velocidad de los rebrotes en Europa. Se trata de Perú, México y Ecuador.

Perú acumula 86.516 excesos de muertes y 262 fallecimientos por cada 100.000 habitantes, el más elevado del mundo. México lo supera en excesos con 251.805 muertes, aunque en 211 por cada 100.000 habitantes, mientras que Ecuador registra 34.067 muertes excedidas con 198 por cada centenar de miles de personas. Más abajo en la lista global, Brasil llega a 184.202 muertes en exceso con 88 por cada 100.000 habitantes y Chile acumula 14.075 con 80 dentro de dicha proporción. 

Claramente, la descomposición social y familiar de la vida humana tiene mayor crudeza por la volatilidad de este pernicioso ciclo biológico en el continente con los focos más grandes de pobreza socioeconómica, desigualdad, corrupción y criminalidad del mundo. El virus se ensaña con los más vulnerables. Ese, sin duda, es uno de los retos que va más allá de los sanitario en esta crisis multidimensional global, de lejos, la más descomunal del siglo XXI. @mundiario

América supera la barrera del millón de muertes por covid-19
Comentarios