Buscar

MUNDIARIO

El Amazonas se pierde en un mar de fuego en medio de la inacción de Bolsonaro

Los incendios forestales arden de manera tal en la selva amazónica que las localidades cercanas se han llenado de una neblina oscura. No solo es un desastre para la naturaleza, es probable que las personas que viven cerca lleguen a enfrentar enfermedades respiratorias.

El Amazonas se pierde en un mar de fuego en medio de la inacción de Bolsonaro
Fuego en el Amazonas. / RR SS.
Fuego en el Amazonas. / RR SS.

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

La autora, VALERIA M. RIVERA ROSAS, escribe en MUNDIARIO, donde fue coordinadora general. Es licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. @mundiario

El Amazonas se enfrenta a un mar de llamas que no parece tener fin. Las llamas que arremeten contra la selva genera una cantidad de humo tal, que puede verse del espacio, y también ha propiciado que las localidades cercanas se llenen de una neblina oscura que podría terminar repercutiendo en la salud de las personas que hacen vida en la cercanía.

Distintos medios informan que el Instituto Nacional de Investigación Espacial de Brasil (INPE) ha documentado una cifra récord de 72.843 incendios este año, un incremento de hasta el 80% en comparación al año pasado. Solo esta semana, se contabilizan hasta 9000 incendios.

El alcance de estos incendios no está del todo claro, pero llegan a varios grandes estados del Amazonas al noroeste de Brasil. La NASA confirmó el pasado 11 de agosto que el humo generado por las llamas podían verse desde el espacio.

 

El ecólogo y explorador Thomas Lovejoy expresó para National Geographic que: “Esto es sin duda una de las dos únicas veces que se han producido incendios como estos”, a su juicio, “se trata de una consecuencia del reciente repunte de la deforestación”.

Los expertos han alzados sus voces sobre la deforestación que ha aumentado desde que llegó al poder el actual presidente del país, Jair Bolsonaro, el pasado 2018. Desde su campaña presidencial ya dejaba entrever que el tema medioambiental no sería algo importante en su agenda, además, ha abogado por abrir el Amazonas a los negocios, extinguiendo más áreas verdes hogar de muchas especies –de animales y plantas- para las diversas empresas que buscan explotar los recursos naturales de la zona.

Los datos aportados por el INPE señalaban que solo este mes, se ha talado más superficie forestal en Brasil que en los tres años anteriores. En la actualidad, los bosques ocupan el 30% de nuestro planeta, pero la deforestación está acabando rápidamente con esto. A parte de la madera, se busca plantar soja o abrir espacios para el ganado. Por medio de la quema, se busca extinguir rápidamente los árboles, el problema, es que la mayoría de las veces estas quemas se salen de control.

 

El problema del Amazonas podría repercutir en el cambio climático. Si los espacios verdes siguen incendiándose de esa manera, es posible que se liberen grandes cantidades de carbono, y además, se eliminan las herramientas naturales con las que contamos para absorber las emisiones.

Por su parte, el presidente brasileño intenta liberarse de las críticas culpando a las organizaciones medioambientales de los incendios sin aportar ninguna prueba. Según Bolsonaro, esta es la venganza de las ONG por los recortes de su Gobierno.

El presidente francés Emmanuel Macron, tachó los incendios como una “crisis internacional” y aseguró que el tema debería ser tratado durante la reunión del G7. Por su parte, el secretario general de la ONU, António Guterres, expresó su profunda preocupación. “En medio de la crisis climática mundial, no podemos permitirnos más daño a una gran fuente de oxígeno y biodiversidad. La Amazonia debe ser protegida”, dijo en Twitter. @mundiario