Los cinco alimentos que no deberías comprar en un supermercado

Supermercado. / Pixabay.
Supermercado. / Pixabay.

Las personas suelen adquirir lo primero que ven en las estanterías sin pensar de dónde viene o cómo fue realizado. Es importante fijarse en todos los detalles porque un alimento puede hacer una gran diferencia en nuestra salud y bienestar.

Los cinco alimentos que no deberías comprar en un supermercado

Los supermercados son una ventana abierta a la tentación y a la curiosidad. Sobre todo, en cuestiones alimenticias, en donde las personas no se detienen y optan por adquirir cualquier producto sin fijarse en su procedencia y los ingredientes que lleva. Hay ciertos productos que no deberías adquirir en los supermercados porque podrían convertirse en un problema para tu salud. A continuación, los cinco alimentos que sería bueno que quites de tu lista de compras:

1. Las palomitas en bolsas individuales

Los expertos recomiendan que sería mejor comprar el granel que conformarnos con una bolsa individual. Las razones son muy simples. Con una bolsa individual no somos capaces de controlar la cantidad de aceite con que fueron creadas y la cantidad de sal que queremos que lleve. La diferencia nutricional es mucho más amplia y es sumamente sano comprar el maíz, un producto natural; que comprar el maíz procesado y peligroso.

2. Las bandejas de carne

Para ahorrar tiempo, los carniceros cortan la carne mucho antes y van colocándolos en los refrigeradores. Las personas no prestan mucha atención y lo toma sin fijarse mucho en lo que llevan. El autor y nutricionista Juan Revenga expresó a El País que, “en un supermercado, no vas a encontrar carne picada sino algo que se parece pero que llaman ‘burguer meat’ y no es solo carne, sino que contiene una serie de aditivos”. Además, señaló que lo mejor es ir hasta el carnicero para verificar lo qué queremos y ver lo que corta.

3. Las salsas preparadas

Todo empezó con la salsa de tomate y la mayonesa. Pero ahora vamos hasta los supermercados y podemos encontrar salsas de maíz, pescado, tocineta y otras combinaciones. Pero los expertos señalan que nos sabemos cuál es la composición y qué tipo de aceites utilizan las compañías para crearlas. Los nutricionistas señalan que la mayoría de las salsas contienen muchas calorías y cero valor nutricional.

4. Las patatas congeladas

Las bolsas de patatas congeladas absorben más aceites que las patatas fritas que podemos hacer en casa. Además, según señalan los expertos ya contienen aceite de palma que le da un valor calórico agregado. Así que lo mejor es hacerlas desde casa o incluso, optar por hacerlas horneadas.

5. Latas de tomate frito

El tomate comercial tiene el doble de calorías. El exceso de grasa, sal y azúcar lo hacen muy peligroso para el consumo continuo. Los expertos señalan que lo mejor es prepararlos en casa con unos buenos tomates maduros, aceite de oliva, poca sal y azúcar.

> MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Sociedad.

 

Los cinco alimentos que no deberías comprar en un supermercado
Comentarios