Buscar

MUNDIARIO

Algunos efectos secundarios de la Covid-19: trombos como los del secretario general de Vox

Javier Ortega Smith ha informado de su reciente estado de salud tras haber superado la infeción de Covid-19: ingresado de urgencias en el hospital debido a varios trombos en la pierna y en los pulmones.
Algunos efectos secundarios de la Covid-19: trombos como los del secretario general de Vox
Javier Ortega Smith. / @javierortegasmith
Javier Ortega Smith. / @javierortegasmith

Redacción

Análisis de @mundiario

Los efectos secundarios para aquellos que hayan sufrido la Covid-19 y la hayan superado son aún desconocidos pero sí se espera que un amplio número de la población infectada padezca algún tipo de secuela. Son muy diversos los casos ya detectados que van desde la pérdida del gusto y el olfato, alteraciones cognitivas a largo plazo tales como problemas de memoria, enfermedades cerebrovasculares agudas, depresión, etc.

Uno de los ejemplos más actuales de estas secuelas lo vemos hoy mismo con javier Ortega Smith, secretario general ed Vox, quien superó la infección que le tuvo aislado por casi dos meses. Tras su recuperación ha tenido que ser ingresado de urgencia el pasado fin de semana a causa de varios trombos en la pierna y en los pulmones.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Ante los rumores, publicaciones contradictorias y los deseos de información de tanta buena gente que se ha interesado por mi salud, debo informar que este sábado ante un hinchazón que se me había producido en el gemelo izquierdo, fui ingresado de urgencias en el hospital y tras la analítica y los estudios correspondientes, me han detectado varios trombos en la pierna y en los pulmones, como uno de los graves efectos que puede provocar el coronavirus que tuve. Me encuentro con ánimo pero bajo la observancia médica. Reitero mi profundo agradecimiento y admiración a todos los sanitarios que con auténtica vocación de servicio están salvando tantas vidas en momentos tan dramáticos. Nunca podremos agradecerselo suficientemente. Gracias de corazón.

Una publicación compartida de Javier Ortega Smith-Molina 🇪🇸 (@javierortegasmith) el

 

Qué es un trombo en la pierna

La sangre que va desde el corazón hacia los pies circula por las arterias. Una vez en el pie, a través de los capilares, la sangre vuelve por las venas hacia el corazón. Y del corazón a los pulmones, para oxigenarse. Cuando la sangre se coagula en el interior de una vena impide su retorno hacia el corazón, entonces la sangre se acumula en la pierna y por esto se hincha y duele.

La localización más frecuente de trombosis venosa se produce en las venas profundas de las piernas y cuando da síntomas acostumbra a producir dolor e hinchazón de la pierna afecta.

Este tipo de trombosis suele producir dolor e hinchazón de la pierna, pero no mata. Ahora bien, el coágulo (trombo) que se ha formado puede romperse y si lo hace, una parte se puede desenganchar de la vena en cuyo interior se formó y entonces irá a parar al pulmón. "Y una embolia pulmonar sí que puede matar", explican desde Trombo.info. Por ello es importante detectarlo y tratarlo a tiempo.

Qué es el tromboembolismo pulmonar

El tromboembolismo pulmonar (TEP) es el taponamiento de una parte del territorio arterial pulmonar (vasos sanguíneos que llevan sangre pobre en oxígeno desde el corazón hasta los pulmones para oxigenarla) a causa de un émbolo o trombo que procede de otra parte del cuerpo. En el caso de Ortega Smith, de la pierna.

Las manifestaciones clínicas o síntomas más frecuentes son la disnea (sensación de falta de aire), el dolor torácico y el mareo o desvanecimiento aunque también puede aparecer fiebre y tos con sangre cuando se acompaña de un infarto pulmonar (una zona del pulmón se necrosa o muere como consecuencia de la falta de riego). "Cuando el trombo es muy grande y obstruye la arteria pulmonar principal puede provocar incluso la muerte", explican desde la Fundación del Corazón.

El tratamiento en la fase aguda o inicial tiene como objetivo estabilizar al paciente, aliviar sus síntomas, resolver la obstrucción vascular y prevenir nuevos episodios. En la mayor parte de los casos se consigue con anticoagulación parenteral (administrada por punción endovenosa o subcutánea, no por vía oral) durante los primeros 5-10 días. @mundiario