Algunas personas de las que merece la pena hablar: George, el beatle tímido

George Harrison.
George Harrison.

El beatle dulce, el misterioso, George Harrison, no brillaba en primera fila como John o Paul, ni tenía la simpatía graciosa  de Ringo. Él era el niño del último banco.

Algunas personas de las que merece la pena hablar: George, el beatle tímido

El beatle dulce, el misterioso, George Harrison, no brillaba en primera fila como John o Paul, ni tenía la simpatía graciosa  de Ringo. Él era el niño del último banco.

George fue siempre un muchacho muy normal y poco estrella, tímido, quizá. Creció musicalmente al arropo del grupo y nos dejó perlas como la tantas veces tarareada “Here comes, the sun”, canción que es como un haiku extrapolado a los 60, cuando, igual que ahora, las nubes se abrían y dejaban pasar un rayo de luz. Entonces  a George se le iluminó la cara con una sonrisa y compuso: “Aquí llega el sol. Eso está bien.”

George fue el más tocado por la varita hippie, por la espiritualidad sencilla, por el viaje a la India. Desde casi un adolescente, observamos la evolución de un hombre que se había dejado crecer el pelo, que se había dejado también crecer las ideas trascendiendo, trascendiéndose: la vida continuará con o sin nosotros”, dijo, y él de momento se apartó un poco de todo ese lío de los Beatles. Más tarde, más músico y más maduro, participó en el “Concierto por Bangla Desh”. Solidario George. Colaboraba con otros veteranos grandes de la música como eran Eric Clapton, Tom Petty, Bob Dylan incluso formaron el grupo Los “Traveling Wilburys” y en el 88 era encantador verles a todos ellos tan mayores, tan expertos, felices disfrutando de una música estupenda. Siguió grabando en solitario y lo hizo bien, y llegó “Brainwashed”, bonito disco, su último disco en el año 92. Luego se puso malo y después se fue sin hacer ruido, que casi ni nos dimos cuenta, siempre tan discreto, tan encantador. Abrió la puerta y se fue, y aquí dejó su música en el aire para quien quiera escucharla.  ¡Hare George!

Algunas personas de las que merece la pena hablar: George, el beatle tímido
Comentarios