Buscar

MUNDIARIO

La alcaldesa de Vic ha pedido poner fin a la "costumbre" de hablar en castellano a quien "no parezca catalán"

"Piensan que dirigirse a alguien en castellano es un acto de respeto y no es así", ha resaltado Anna Erra.
La alcaldesa de Vic ha pedido poner fin a la "costumbre" de hablar en castellano a quien "no parezca catalán"
Anna Erra. / RR SS
Anna Erra. / RR SS

Firma

Maira Perozo

Maira Perozo

La autora, MAIRA PEROZO, es periodista. Colabora en MUNDIARIO y tiene experiencia en el área política, pero también como asesora y moderadora de programas de televisión. @mundiario

La alcaldesa de Vic, Anna Erra, ha pedido "poner fin a la costumbre en algunos sitios del país de hablar siempre en castellano cuando el interlocutor por su aspecto físico o por su nombre, no parezca catalán". La también diputada Anna Erra se ha expresado en estos términos en una pregunta dirigida al Govern sobre la campaña 'No em canviïs la llengua' ('No me cambies la lengua').

"¿Qué nos pasa? Una de las costumbres y un gran defecto de muchos catalanohablantes es cambiar la lengua, es decir, pasarse directamente al castellano cuando el interlocutor que tienen delante les parece que es extranjero o simplemente no habla catalán", ha espetado, y ha dicho que esta actuación es una "confusión" que "perjudica gravemente nuestra lengua". "Piensan que dirigirse a alguien en castellano es un acto de respeto y no es así", ha proclamado. "Habitualmente, cuando cambiamos de idioma, evitan que los quieren aprenderlo no puedan hacerlo", ha remarcado. Minutos después sus homólogos diputados del hemiciclo, reclamaron su posición, según El Periódico

"Más allá de pedir condiciones para facilitar el acceso al catalán, hay que concienciar a los catalanohablantes de que no cambien la lengua cuando creen por su acento o sus rasgos físicos, que no es nacido en Catalunya", ha dicho Erra. Paralelamente, la 'consellera' de Cultura, Mariàngela Vilallonga, ha defendido la campaña y ha subrayado que "el objetivo es justo este, que los catalanoparlantes mantengan el catalán ante personas que por sus rasgos o signos distintivos no sepan si saben o no catalán". Además la campaña fue impulsada a través de Twitter por una activista llamada Rosario Palomino, que forma parte ahora de la dirección de La Crida Nacional per la República.

De lado de Ciutadans, el parlamentario Jorge Soler ha considerado que son "palabras racistas y supremacistas de una compañera que solo sirven para entrar con total impunidad en hospitales y amenazar directores y compañeros por hablar en español en Catalunya". Mientras tanto, el grupo parlamentario naranja ha presentado un escrito dirigido a la Mesa del Parlament en el que exigen al presidente de la Cámara catalana, Roger Torrent, que condene la utilización de estas expresiones "supremacistas y racistas", y una propuesta de resolución que deberá votarse en el pleno con el mismo contenido. @mundiario