Alcaldesa: El cementerio de Lampedusa tendrá que ser infinito, como nuestro vacío

Cadáveres de náufragos subsaharianos en Lampedusa / RTVE
Cadáveres de náufragos subsaharianos en Lampedusa / RTVE

Los viejos europeos que un dia construimos aquellos viejos derechos, llevamos años olvidando que el único riesgo de la otra mitad del planeta no es la deuda sino sobrevivir.

Alcaldesa: El cementerio de Lampedusa tendrá que ser infinito, como nuestro vacío

Las hileras de plásticos negros nos atragantan, de nuevo, la comida del viernes. El llanto, las caras del horror, la muerte de decenas y decenas de seres humanos retransmitida en directo mientras en Occidente nos damos golpes de pecho y miramos a otro lado… Tal vez nos quede una lágrima que sorber cuando escuchamos a la voluntaria horrorizada contar con voz sorda.. “niños, había tantos niños..”. Abrazamos a nuestros hijos mientras esperamos impacientes que los del Meteosat nos digan si el sábado va a llover o no.. y a otra cosa…

Absortos en nuestro ombligo y nuestra crisis, los viejos europeos que un dia construimos aquellos viejos derechos, llevamos años olvidando que el único riesgo de la otra mitad del planeta no es la deuda pública sino sobrevivir un dia más. Extraños en nuestro propio sistema, olvidamos que para cientos de millones de seres humanos la única financiación posible es una porción de comida entregada desde un camión de alguna ONG superviviente. Protestamos porque nuestros hijos sólo pueden ser ingenieros en Alemania pero olvidamos que los suyos sólo pueden arriesgarse a morir en una barcaza o empuñar un fusil a la edad en que otros aprenden a multiplicar.

Sarcófagos repletos de esclavos de nuestro maltrecho bienestar

Allí, en mitad del mar que surcaron griegos, romanos, fenicios y cartagineses, hoy navegan sarcófagos repletos de los esclavos de nuestro maltrecho bienestar. Os lloraremos dos días.. hasta que otra noticia atraiga nuestra atención en este vértigo pseudo-informativo en que vivimos. Nos conmoverán vuestras historias un par de portadas más, hasta que alguna gesta deportiva o alguna nueva pequeña miseria nos atrape el mínimo resto de atención que nos deja libre el twitter.. pero no os hagáis ilusiones...

En un par de meses alguien volverá a convencer a los viejos y honrados y progresistas ciudadanos de la Vieja y honrada y progresista Europa de que sois una amenaza para la riqueza de nuestras patrias maltrechas y que venís a “robarnos” el empleo. Lloraremos, entonces, mientras aprobamos leyes que levantan muros y fronteras y os convertiremos, una vez más, en ciudadanos de segunda.. con suerte…

Y la alcaldesa de Lampedusa volverá a preguntarse: “¿Cómo de grande tiene que ser el cementerio de mi isla?”. Infinito, alcaldesa, como nuestro vacío.

Alcaldesa: El cementerio de Lampedusa tendrá que ser infinito, como nuestro vacío
Comentarios