El agresor de Igualada fue grabado por las cámaras de seguridad del polígono

Unidad de Los Mossos. / Mundiario
Unidad de Los Mossos. / Mundiario

El ADN hallado en la prenda del joven que ha sido señalado de haber violado brutalmente de una menor de edad en Igualada, concuerda con el de la víctima.

El agresor de Igualada fue grabado por las cámaras de seguridad del polígono

Las cámaras de seguridad del polígono de Igualada, Barcelona, donde se registró una brutal agresión sexual contra una menor de edad después de una fiesta de Halloween, han grabado al autor del crimen acechando a su víctima, según se ha podido conocer en el auto del juez que instruye la causa.

De acuerdo con la versión judicial, el agresor persiguió a la menor de 16 años saliendo de la discoteca Epic rumbo a la estación de tren, con destino a la residencia de la joven, en Vilanova i Geltru. Presuntamente la habría seguido por varios minutos y diferentes calles, hasta abordarla en la oscuridad aprovechando que estaban solos, cuando la asaltó, desnudó y agredió brutalmente para dejarla inconsciente en un descampado hasta que saliera el sol.

El titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Igualada señala a Brian Raimundo C.M., de 21 años, como el presunto autor del crimen que le provocó a la joven heridas de grave magnitud y dejó tirada a su suerte. Unos camioneros, que al principio creyeron que estaba muerta, la trasladaron hasta un centro de salud. “De no haber sido asistida con celeridad y prontitud, el resultado no hubiera sido otro que su muerte”, explica el juez en el auto.

La joven pasó más de un mes internada en un hospital, y permanece aún en recuperación y tratamiento, después de haber sufrido un fuerte traumatismo craneoencefálico, graves desgarres internos y la pérdida del 90 % de la audición en un oído. La chica tuvo que pasar por el quirófano en cinco ocasiones distintas debido a las brutales heridas que recibió esa noche.

El agresor de Igualada fue grabado acechando

Al comienzo la investigación se encontró con varios tropiezos, dado que la víctima no recordaba lo que había ocurrido en la madrugada del 1 de noviembre saliendo del local.  Fue a raíz de una denuncia acerca de daños en un vehículo que los Mossos d’Esquadra pudieron observar las cámaras de vigilancia de los comercios en el polígono Les Comes de Igualada, cerca de la discoteca, en las que identificaron al sospechoso acercándose a la víctima, quien también aparece en los vídeos grabados.

El juez señala en su auto que el ataque sucedió entre las 6:15 y las 6:40 de la madrugada del 1 de noviembre, cuando el agresor le propinó a su víctima “fuertes golpes en la cabeza” y procedió a agredirla sexualmente. “La atacó sorpresivamente, con intención de satisfacer su ánimo libidinoso”, explica el documento. Además, las localizaciones del móvil del sospechoso obtenidas por las antenas de la zona, indican que en realidad sí se encontraba en el lugar y en el momento de los hechos. El auto recalca que tanto las conexiones de la víctima como las del agresor coinciden.

Brian Raimundo fue arrestado el 21 de abril por los Mossos en su domicilio, que procedieron a efectuar un registro que duró seis horas y contó con la presencia del detenido. El juez lo señala como único sospechoso del caso y le ha imputado cargos de agresión sexual y homicidio en calidad de tentativa, por lo que ha ordenado prisión provisional comunicada y sin fianza. Se encuentra en la cárcel de Brians, con el protocolo antisuicidios activado.

El titular resalta en el auto los antecedentes penales de este joven boliviano, que incluyen un proceso en Girona por haber abusado sexualmente de su hermana pequeña de siete años, denunciado por su propia madre. También cuenta con una causa abierta por presuntos malos tratos de una de sus exparejas.

El ADN concuerda con la víctima

Una de las prendas de ropa encontradas en la habitación del arrestado, la misma chaqueta que se logra apreciar en las cámaras de seguridad de acuerdo con fuentes jurídicas, se halló con muestras de ADN que fueron analizadas. La evidencia biológica de la chaqueta del atacante concuerda con la de la víctima, una prueba crucial para determinar su presunta responsabilidad en el suceso.

El abrigo que llevaba la víctima al momento de la violación, su vestido y ropa interior no se encontraron en el sitio del suceso, así como sus pertenencias. Trascendió que el sospechoso le regaló el abrigo de la víctima a su actual pareja. @mundiario

El agresor de Igualada fue grabado por las cámaras de seguridad del polígono
Comentarios