La agencia que organizó el viaje en el que murieron tres españoles afirmaba que Afganistán era seguro

Imagen de Against the Compass promocionando el viaje a Afganistán. / againstthecompass.com.
Imagen de Against the Compass promocionando el viaje a Afganistán. / againstthecompass.com.
Las afirmaciones tranquilizadoras de Against the Compass contrastan fuertemente con las advertencias del Ministerio de Asuntos Exteriores de no viajar a Afganistán bajo ninguna circunstancia.
La agencia que organizó el viaje en el que murieron tres españoles afirmaba que Afganistán era seguro

La web de la agencia de viajes Against the Compass afirmaba con seguridad: "Afganistán es muy seguro hoy en día; uno puede realmente sentirlo porque todas las provincias están totalmente abiertas y los afganos que encuentras en el camino te repiten constantemente que Afganistán es finalmente seguro". Esta era la premisa bajo la cual la agencia organizó el viaje en el que tres turistas catalanes fueron asesinados y una mujer vasca resultó gravemente herida el pasado viernes. Los cuerpos de Susana Vilar Bühler, de 65 años, Elena Schröder Vilar, de 36, madre e hija, y Ramón Bellmás Rimbau, de 72, ingeniero jubilado de Girona, estaban programados para llegar a España este miércoles. La única sobreviviente, Araceli Tamayo, de 82 años, fue ingresada en el Hospital de Basurto (Bilbao) tras aterrizar en el aeropuerto de Bilbao en un avión medicalizado procedente de Kabul. La paciente se encontraba sedada y estable dentro de la gravedad, según el informe del equipo médico.

Los tres fallecidos y la herida, junto a otros dos españoles que resultaron ilesos y ya habían regresado, formaban parte de una expedición de 13 personas organizada por Against the Compass, según han confirmado fuentes a El País. La agencia, especializada en turismo en destinos poco convencionales, promociona regularmente tours a países como Afganistán, Siria, Libia, Mauritania o Irak. A pesar de los riesgos asociados, la página web de la agencia describía Afganistán como uno de los países más fascinantes del mundo, intentando disipar los temores de potenciales clientes.

El viaje tenía una duración de 10 días y un costo de 2.800 euros. En el folleto del tour se afirmaba que, con el nuevo régimen talibán, el país había mejorado mucho en términos de seguridad, tanto para los habitantes locales como para los viajeros extranjeros. A pesar de las advertencias de seguridad emitidas por el Ministerio de Asuntos Exteriores, la agencia continuaba promocionando estos viajes como una experiencia única.

El atentado se produjo cuando el grupo estaba en su tercer día de estancia en Bamiyán, una zona de mayoría hazara. En el ataque murieron en total seis personas: tres afganos y tres españoles. La rama local del Estado Islámico, el llamado Estado Islámico del Gran Jorasán (ISKP), se atribuyó la autoría del ataque. A pesar de mencionar la actividad de este grupo terrorista en su página web, Against the Compass minimizaba el riesgo de verse atrapado en un atentado suicida.

Los turistas españoles disponían de un seguro de viaje a través de la compañía IATI Seguros de Viaje. El seguro, por un valor de unos 100 euros, no estaba incluido en el paquete turístico y era suscrito individualmente por cada viajero. El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, confirmó que todos los españoles afectados por el ataque terrorista habían abandonado ya Afganistán y agradeció el trabajo realizado por el personal de emergencia consular y los diplomáticos españoles desplazados a Kabul.

La agencia, fundada por Joan Torres, surgió a partir de un blog de viajes y se ha convertido en una de las principales empresas del sector, especializándose en destinos poco convencionales como Siria, Irak y Afganistán. @mundiario

Comentarios