Los abusos que sufrieron los jóvenes alemanes en el coro del hermano de un Papa

Georg Ratzinger, padre, y Benedicto XVI, Papa, con el coro Domspatzen de Alemania. / RR SS.
Georg Ratzinger, cura; y Benedicto XVI, Papa, con el coro Domspatzen de Alemania. / RR SS.

La Iglesia Católica se encuentra pasando por de sus momentos más agrios por las miles de acusaciones que sus sacerdotes enfrentan por abusos sexuales, entre tantos lugares, hay que situarse en Alemania, en el coro Domspatzen, que fue dirigido por el hermano de un Papa.

Los abusos que sufrieron los jóvenes alemanes en el coro del hermano de un Papa

El hermano de un Papa dirigió por años el coro Domspatzen de Alemania, un lugar en donde se están investigando aproximadamente 547 casos de abusos contra menores que van desde golpes hasta implicaciones sexuales. Georg Ratzinger es el reverendo que dirigió el coro por años y también es el hermano mayor de Joseph Ratzinger, mejor conocido como Benedicto XVI, que fue el Papa entre los años 2005 y 2013.

Ratzinger fue el director musical del coro desde 1964 hasta 1994 y ahora enfrenta acusaciones por encubrir maltratos y abusos sexuales. El padre que ahora cuenta con 93 años, ya se ha disculpado por castigar con abofeteadas y golpes a los niños, castigos que estuvieron permitidos hasta 1980. De igual forma, el padre niega tener cualquier conocimiento de abusos sexuales y hasta ahora, las últimas investigaciones no lo han implicado.

La polémica se desató en el año 2010 cuando varias víctimas empezaron a denunciar que fueron abusadas sexualmente durante su estancia en el coro. Por la gran presión, la Iglesia Católica contrató a un investigador externo que se encargó de estudiar todos los posibles casos. Ulrich Weber, fue el encargado de evaluar todos los casos que derivaron en un total de 616 reportes.

En su investigación, Weber señala como parte del abuso “miradas lascivas o el abuso verbal, pasando por la consumación obligada de pornografía y los tocamientos sexuales no deseados, hasta el sexo forzado”.

“En las tres áreas de la escuela el coro, educación musical e internado, hubo mucha gente que participó de forma activa en los abusos”, expresa parte del informe. Hasta ahora, el investigador señala a 49 personas como las abusadoras sexuales y de donde se desprenden muchos curas que eran maestros y administradores del coro.

El informe recoge las declaraciones de todos los abusados entre los años 1945 y 1992. La mayoría describe su época infantil y su estancia en la escuela como un “infierno”, un “campo de concentración” o una “prisión”. La investigación cuenta con 440 páginas y no se centra especialmente en el padre Ratzinger, que al parecer no tuvo nada que ver con los abusos y ciertamente, se desconoce si decidió hacerse de la vista gorda para ignorar lo que sucedía ante sus ojos.

Más allá de la implicación del padre o no, el informe de Weber señala la “cultura del silencio” que impera en ciertos lugares por no querer manchar la reputación de la Iglesia, lo que lleva que muchos decidan ocultar los abusos que sufren los niños. Al día de hoy, la diócesis de Ratisbona ha pagado 450.000 euros a los afectados, algo que no regenera sus vidas, pero es su forma de asumir la culpa y aceptar que los abusos sexuales ocurrieron y siguen ocurriendo.

> MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Sociedad

 

Los abusos que sufrieron los jóvenes alemanes en el coro del hermano de un Papa
Comentarios