Buscar
SEMrush

De todo un poco y un mucho: La tragedia de la famila Kamiosinski

Llega a MUNDIARIO una nueva sección, De todo un poco y un mucho, con entregas que prometen dar que hablar y seguramente divertirán a lectores con un sentido de humor muy particular.

De todo un poco y un mucho: La tragedia de la famila Kamiosinski
La familia Kamiosinski.
La familia Kamiosinski.

Firma

Eduardo Triana

Eduardo Triana

Escritor humorístico cubano americano. Vive y trabaja en Naples, estado de la Florida, USA, y le encanta recorrer Europa y sus museos.

Esta es la última foto que se conserva de la familia Kamiosinski. Habían llegado de las estepas, huyendo del frío y del sistema camionista. Se adaptaron bien a su nuevo hábitat. La vida parecía irle sobre ruedas pero un imprevisto se les atrevesó en su ruta. El color rojo de sus carrocerías, adquirido en las largas horas de trabajo al sol, provocaba la burla constante de las rastras blancas de dieciocho ruedas.

El rumor de que Camiona Kamiosinski hubiera tenido un romance con un SUV albino, del cual, según las malas llantas, habría nacido un Camionsín blanco y pequeño, fue demasiado para el motor de arranque de Camión Kamiosinski, a tal punto que casi se funde. A pesar de todo, Camión Kamiosinski siguió andando, con un poco de ruido aunque con la misma potencia. Los que lo vieron por última vez dicen que aún con el radiador echando humo, logró voltear al SUV albino en la carretera, tras una larga persecución pero producto del impacto ambos vehículos resultaron pérdidas totales.

Después del triste suceso, Camiona Kamiosinski nunca más se casó y luego de criar a Camionsín, ingresó en un convento de camionetas descalzas. Camionsín por su parte se convirtió en todo un Van de familia y hoy vive tranquilo en el garaje de una casa en Wisconsin, Estados Unidos.  @mundiario