Letizia sigue cayendo en errores continuos tanto de imagen como de actitud

Letizia con traje de cuero y sisas desbocadas
Letizia con traje de cuero y sisas desbocadas.

Letizia ha sido mal  valorada en la encuesta de Sigma 2 y suspendida por la revista Vanitatis en su primer año de reinado. Analizamos sus últimos errores para MUNDIARIO.

Letizia sigue cayendo en errores continuos tanto de imagen como de actitud

Letizia ha sido mal  valorada en la encuesta de Sigma 2 y suspendida por la revista Vanitatis en su primer año de reinado. Analizamos sus últimos errores para MUNDIARIO.

A Doña Letizia -cuya profesionalidad era tan ponderada que parecía haber renunciado al Pulitzer por amor-,  los diez años "de rodaje" no  le han bastado. La profesión de reina se le resiste. Ha obtenido el penúltimo lugar  en la encuesta de Sigma 2 sobre la afección a los miembros reales y obtenido un  flamante suspenso por la revista Vanitatis en su primer año de reinado. El ejemplo impagable de Sofía ha resultado ser menos creíble que una promesa electoral. De la discreción y personalidad de su suegra, ná de ná.

Letizia sigue cayendo en errores continuos tanto de imagen como de actitud y sin propósito de enmienda. Su santa voluntad y la exhibición gratuita de -lo que cree ella ser- su hermosura, está por encima de los deberes exigidos por el privilegiado cargo del que disfrutan ella y sus hijas. Fruslerías y aspectos superficiales -se supone que en una reina no deberían ocurrir-   se combinan con faltas más graves con el daño subsiguiente a la imagen del país, y  a la institución monárquica. De estas "inconveniencias" ya hemos ido dando cumplida cuenta en sucesivos y exitosos artículos en MUNDIARIO. Por ello nos limitaremos a repasar sus últimas actuaciones.

Cooperante sexy

Lo cierto es que extrañaba la no participación  de Letizia en este tipo de viajes que sí hacían con profusión otras princesas europeas.  Y comenzó su periplo cometiendo errores  de bulto. Frivolidad y error fue el de aparecer ya en las escaleras del avión con unas sandalias de tiras finas y tacones vertiginosos de  más de diez centímetros y pedicura rouge “divinas de la muerte”. Excesivamente desnudas y sensuales no sólo para el protocolo centroamericano, que también,... sino inconcebibles en un viaje "de trabajo".  Frivolidad sangrante fue  lucir joyas ostentosas visitando un país pobre, que acentuaba la desafortunada imagen de  inadecuado paternalismo.

Y la "repanocha"  fue en la cena de gala en la que las asistentes aparecieron con discretos trajes de noche y ella se descolgó con un traje de starlette, negro de pedrería y lentejuelas con escotazo, espalda y brazos al aire, inapropiado para un viaje de cooperante y una actitud completamente desconsiderada a la presencia del cardenal arzobispo de Tegucigalpa, que puso en una situación incómoda a los anfitriones. Jamás hubiera usado ese atrezzo con un imán o dignatario islámico. Fue toda una falta de consideración al país invitado y a la iglesia, sobre todo cuando representa a un país de mayoría católica.

Y hablando del susodicho “impagable ejemplo” comparemos:  Para que la inmortalizaran se hizo acompañar de 20 periodistas y viajó en un avión de las FFAA con recibimiento de honores.. Sofía viajaba en vuelo regular con 4 periodistas- o a veces hasta sin prensa- y  sin tratamiento de viaje de Estado ..Y por supuesto no se le ocurrió jamás la frivolidad de ponerse  un vestido de lentejuelas en un viaje solidario.

Amiplines con la grandeza

Sufrió enormes críticas hasta de medios afines a ella por los inverosímiles zapatos de plástico -pero de 300 euros- que  eclipsaron la comunión de su hija.  Pasó de todo y volvió a ponérselas  en la reunión con la Grandeza de España. Esta vez a los dedos agarrotados añadió un componente cromático y los dedos espachurrados transmutaban en amarillo.

Esta repetición del  tremendo modelo zapatil ha sido todo un desafío porque el  "me da igual lo que digan, hago lo que me da la gana"  tuvo lugar ante los grandes de los grandes que tienen el privilegio de tratar de primo al Rey y no cubrirse en su presencia. Una impermeabilidad a consejos  y al sentido común que han bautizado muy gráficamente para fraseando un spot del siglo pasado como "amiplines".

Hormigas y cuero en París
Letizia y su traje de hormigas.
Letizia y su traje de hormigas. 
El reciente y sonado contrato de una estilista personal parecía presagiar que el viaje a la meca del glamour sería su definitiva catapulta. No cometió fallos excesivamente garrafales, pero su estilo fue incoherente y con poca personalidad. Siempre sin medias faltando al protocolo europeo (no por el calor, porque existen las medias de verano) y con las susodichas sandalias de tiras.
Eligió un sahariano blanco de tela, que a golpe de vista no estaba mal pero de cerca era como de tela de toalla y estaba lleno de hombreras remaches y cinturones muy chocantes. En la cena -para la que se pidió traje coctel- apareció con un traje de noche  aunque corto, rojo intenso con una extraña combinación de transparencias  (tenía un aire al plumetti de la Pantoja en la salida de prisión pero envasado al vacío). De la profusa pedrería en negro -decenas de operarias habían invertido cientos de horas en su bordado-. resultaba tan poco armoniosa que asemejaban hormigas trepándole por el vestido... Otro de los modelos fue un dos piezas color visón de mangas cursilonas, discreto .. pero  sin forro por lo que enseguida el viento marcó sus nalgas y entrepiernas de una forma más que indecorosa.
Quiso compartir el protagonismo  con su marido  y no acató que sólo es la consorte, el nuevoriquismo de cambiarse de ropa para dos actos seguidos.  Tampoco hizo nada que no hubiera hecho otras veces… pero al final saltó la liebre y se colocó un minitraje de cuero beige con los brazos al aire, las sisas tan desbocadas que dejaban entrever unas axilas pellejosas (propias de la edad, de ahí que las cuarentonas suelan llevar las mangas un poco más largas) y sandalias de serpiente, pecho marcado. En fin, en su línea sexy-malasañera.
Según algunos también fue responsable del inusual enfado real al ver que en uno de los actos le habían  adjudicado una traductora, muy atípico dado que su comportamiento  suele ser impecable.

 

Bofetada a los suecos

Felipe y sus hermanas siempre han mantenido excelentes relaciones con todas las casas europeas con las que están ligadas por lazos de sangre. Los actos y celebraciones son primordiales para la consolidación de estas relaciones.

La gélida tirantez de la Reina con los royals europeos viene de lejos pero cada vez se manifiesta con más claridad. Las faltas en este campo se consideran grandes agravios y la ausencia de la pareja real en la reciente boda de Suecia, fue toda una bofetada inmerecida a los suecos, máxime cuando ellos han acudido a todas las bodas de los Borbón Grecia… No tenían ningún compromiso que justificara su ausencia – ni se lo inventaron, que bien podrían haberlo hecho  para disimular el desplante-. No fueron porque Ella sólo es reina de Lunes a Viernes.  Algo inadmisible se mire como se mire.  Además no le hacen el vacío porque las consortes son tan  plebeyas como ella  Pero lo inconcebible es que siendo de extracción social mucho más baja que el resto, muestra  hacia ellas una actitud de soberbia y altanería. Prefiere  alojarse en un hotel en lugar del alojamiento común o evitar el autobús que comparten en los desplazamientos. También se ha  negado a ser la madrina de uno de los últimos bebés de los royals. Toda una afrenta innecesaria que además  anula  uno de los grandes activos de la monarquía.

Obligada en un funeral

En la misma línea del asunto anterior, no comparecieron al entierro de Kardam de Bulgaria. Con el inri de que con la monarquía búlgara existe una relación especial ya que llevan instalados en España desde hace décadas y los príncipes de ambas casas reales  se han criado juntos. El principe Konstantin es el padrino de la Infanta Sofía. Pues NO asistieron al tanatorio ni al entierro. Felipe estaba de viaje, pero ella estaba en Madrid y no se personó, aunque sí la Reina Sofia y la infanta Elena,

Lo más asombroso es que tampoco pensaban asistir al funeral. (los reyes eméritos  iban a sustituirlos ). El desaire que hubieran propinado a la realeza holandesa, que sí acudió, fue  la que espoleó su comparecencia.

Tal vez por la realidad de coincidir con la highest class española lució uno de los looks más apropiados  de toda su etapa de Reina..  ( no así la viuda que llevaba una inapropiada larga melena despeinada ).  El ambiente fue muy frío  y le molestó la presencia de Cristina que iba excesivamente sonriente de forma improcedente y descarada dada su situación judicial.. Cruelmente se dijo que la entrada del templo parecía un photcall con muerto.

Ducado y escándalos

Se ha afirmado que fue Letizia  la instigadora de la retirada del Ducado porque  siente hacia  su cuñada cierta  obsesión, pese a que la apoyó los primeros momentos del noviazgo. Fue una decisión que quedó deslucida por varias razones.. la primera el testimonio de Cristina de que se había anticipado, la segunda por los eruditojurídicos de turno que ponían en tela de juicio la legalidad de la medida, pero sobre todo  y la cruda realidad de que con retirarle el título, solo se adelantaba al ayuntamiento electo de Palma, que entre sus objetivos estaba el pedir que se le retirara el título, con el escarnio que supondría.

 Además ella en escándalos no está tan limpia de polvo y paja..  el segundo libro de su primo en ciernes, su propia familia  imputada por alzamiento de bienes, su madre, hermana y sobrinas con un tren de vida superior al inherente a su extracción social y económica.. e incluso uno de los matrimonios más cercanos a la pareja real, López Madrid, - es íntima la amistad de Letizia con la fémina de la pareja, Silvia Villar- Mir  ha sido salpicado  por un escándalo sexual que según algunos comentaristas como García Trevijano, Los Santos o Inda  podría derivar en un tráfico de influencias que podría afectar a la pareja  real que se ha apartado de ellos de forma fulminante.

Aislamiento de la familia

Parece que uno de sus objetivos ha sido apartar al príncipe de su familia… algo que parece haberle venido rodado.. Con el caso Nóos se quitó de en medio a los urdangarines, Elena no comparece para no dejar en evidencia la ausencia de su hermana que es un recordatorio perpetuo del fraude cometido…  De su madre, Felipe que era un niño de mamá… le apartó por su inconveniente apoyo a la irresponsable Cristina. Y el suegro al que dicen llegó a chantajear con su anorexia para que abdicara  y que a punto estuvo de enviarla por donde había venido, el  providencial escándalo de Corinna y Botsswana oscureció todas las glorias que durante años había acumulado.y cayó en desgracia. Se quitó a todos de enmedio. Lo consiguió.

Pero vienen  tiempos  convulsos... con alcaldes republicanos descolgando retratos, con el tatuaje de odio en los nudillos, y colocando banderas tricolores, y pitadas multitudinarias que quedan impunes.

Alfonso XIII en situación política muy similar salió  huyendo como un cobarde. No lo hizo por perder “el amor de su pueblo”, ya que el triunfo de los republicanos había sido sólo municipal y circunscrito a las grandes ciudades. La deserción se debió al pánico a los desmanes que habían llevado pocos años antes a sus primos Romanov a ser ejecutados. Como los españoles en la Noche Triste que huyeron llevándose todo el oro que pudieron encontrar y se ahogaron en la laguna de Tenochtitlán, la familia del zar llevaba los trajes forrados de piedras preciosas y los bolcheviques tras comprobar que no era el poder divino  lo que los protegía y el porqué de que las balas  rebotaran,  apuntaron a sus cabezas. No sé en un caso hipotético cómo Letizia en un cuerpo tan menudo podría esconder la parte de los 130.000 euros que se ha gastado este año en  joyas.

El camarada Lenin, presidente del Consejo del Pueblo, notificó oficialmente que "Nicolás II había sido ejecutado en concordancia con nuestros nuevos principios democráticos". Nuevos principios democráticos que por cierto soplan en muchas de las nuevas corporaciones españolas. Felipe VI bien podría tomar cuenta de que no le interesan más piedras en su tejado. Que Letizia es el mejor activo del republicanismo no fue solo un titular...

A quién le importa...
La gente me señala
me apuntan con el dedo
susurra a mis espaldas
y a mí me importa un bledo.
qué más me da
si soy distinta a ellos
no soy de nadie,
no tengo dueño.
Yo sé que me critican
me consta que me odian
la envidia les corroe
mi vida les agobia.
Por qué será?
yo no tengo la culpa
mi circunstancia les insulta.

Quizá la culpa es mía
por no seguir la norma,
ya es demasiado tarde
para cambiar ahora.
Me mantendré
firme en mis convicciones,
reportaré mis posiciones.
Mi destino es el que yo decido
el que yo elijo para mi
A quien le importa lo que yo haga?
a quien le importa lo que yo diga?
yo soy así, y así seguiré, nunca cambiaré.

 

 

Letizia sigue cayendo en errores continuos tanto de imagen como de actitud
Comentarios