Buscar

MUNDIARIO

6 de Mayo: Día Mundial del Asma, la séptima enfermedad de prevalencia mundial

El asma en España afecta a unos tres millones de personas, aunque solo uno de cada cuatro pacientes está bien controlado, lo que incrementa exponencialmente el gasto sanitario. 

6 de Mayo: Día Mundial del Asma, la séptima enfermedad de prevalencia mundial
La falta de adherencia a los inhaladores provoca reagudizaciones.
La falta de adherencia a los inhaladores provoca reagudizaciones.

Firma

Jorge Vázquez

Jorge Vázquez

Licenciado en Farmacia y doctor por la Universidad de Valladolid. Diplomado en Salud Pública. Experto en iniciativas estratégicas en salud. Colabora en MUNDIARIO.

Hoy celebramos el Día mundial del Asma, en donde actualmente la Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que existen 35 millones de pacientes con esta patología. El asma es la enfermedad crónica más frecuente en los niños y está presente en todos los países, independientemente de su grado de desarrollo. Más del 80% de las muertes por asma tienen lugar en países de ingresos bajos y medios-bajos.

A menudo el asma no se diagnostica correctamente ni recibe el tratamiento adecuado, creando así una importante carga para los pacientes y sus familias, y pudiendo limitar la actividad del paciente durante toda su vida.

Por tanto, es un problema de salud de elevada prevalencia, con importantes implicaciones en la esperanza y calidad de vida de las personas que la padecen y que genera un importante consumo de recursos sanitarios y unas fuertes pérdidas sociales. La OMS la considera  la séptima enfermedad más prevalente en el mundo, con cerca de 235 millones de afectados. Atendiendo a ello, se viene celebrando anualmente el Día Mundial del Asma, un evento organizado por la Iniciativa Global para el Asma (Global Initiative for Asthma, GINA) para mejorar el conocimiento del asma y la atención de todo el mundo. Tendrá lugar el día 6 de mayo 2014 en torno al tema "Puedes controlar tu asma" (GINA, 2014).

Atención farmacéutica al paciente asmático

El farmacéutico puede jugar un papel relevante tanto en la detección de pacientes que demandan reiteradamente medicación para aliviar sintomatología respiratoria y que deben remitirse al médico para confirmar, en su caso, un diagnóstico y establecer el adecuado tratamiento, como en la optimización del mismo, asesorando al paciente con información y pautas que faciliten la administración adecuada de los medicamentos y, en definitiva, la cumplimentación adecuada del tratamiento.

En el tratamiento del asma se emplean medicamentos complejos sobre las que el paciente suele recibir información pero sobre las que es más difícil que se les ofrezca formación. Conocer el dispositivo y la forma de emplearlo es el primer paso para garantizar el cumplimiento del tratamiento y conseguir su objetivo. Es igualmente importante que el medicamento prescrito sea el que mejor se adapta a las condiciones del paciente(coordinación, motilidad, visión, etc.).

 Finalmente, el seguimiento al paciente asmático, en colaboración con el resto de profesionales sanitarios, constituye una importante herramienta para optimizar el tratamiento de estos pacientes, detectando efectos adversos, posibles incumplimientos (voluntarios o involuntarios), etc., y aportando soluciones personalizadas a cada caso.

Todo un reto para la oficina de farmacia comunitaria que goza de aires nuevos y de una reconocida cartera de servicios profesionales pendientes muchos de ellos de su necesaria remuneración.