A 30 años del primer macrojuicio en España que buscaba resarcir a 600 víctimas

Niño afectado por el síndrome tóxico que propicio el macrojuicio. / sindrometoxico.wprdpress.com
Niño afectado por el síndrome tóxico que propicio el macrojuicio. / sindrometoxico.wordpress.com

El 30 de marzo de 1987 comenzó el que fue el mayor juicio en la historia española hasta hoy. 41 acusados de envenenamiento masivo con aceite de colza para uso industrial. 

A 30 años del primer macrojuicio en España que buscaba resarcir a 600 víctimas

Un escándalo español de seis años que involucró aceite de colza contaminado, en el que más de 600 personas perdieron la vida. El asunto comenzó en la primavera de 1981, cuando una misteriosa enfermedad estalló, sobre todo en el área de Madrid. Los misteriosos síntomas incluyeron problemas pulmonares y respiratorios, pérdida de miembros, espasmos, y trastornos de la piel.

Los expertos atribuyeron la enfermedad, llamada síndrome tóxico, a la ingestión de aceite de colza desnaturalizado tratado con anilina y destinado sólo para uso industrial. El aceite fue comprado a vendedores callejeros por muchas familias de bajos ingresos, restaurantes y otros.

Según cifras oficiales unas 627 personas murieron, y entre 20.000 y 25.000 fueron afectadas de varias maneras. Los cargos contra los 41 importadores de petróleo iban desde homicidio, hasta fraude. La pena máxima fue de 30 años de cárcel. Los fiscales solicitaban sentencias mínimas de más de 100.000 años para cada uno de los ocho principales acusados. Pero, según la legislación española vigente, la pena de prisión máxima que cualquier persona podía cumplir era de 30 años. 

Casi cinco años le tomó al juez de la Audiencia Nacional Alfonso Barcala, concluir el sumario, que constaba de unas 100.000 páginas La cantidad de afectados y la obligatoriedad de hacer público el proceso obligó a que, por primera vez, las sesiones salieran de la sede del tribunal. El proceso se celebró en la Casa de Campo, donde además por primera vez en la historia legal española, el juicio sería grabado en cinta de video, gracias a un sistema informático muy moderno para 1987.

A 30 años del primer macrojuicio en España que buscaba resarcir a 600 víctimas
Comentarios