A unos 20 kilómetros de Lugo se encuentra el excepcional Castro de Viladonga

Vista aérea del Castro de Viladonga. / Vicente Piorno
Vista aérea del Castro de Viladonga. / Vicente Piorno

Se trata de un conjunto arqueológico, compuesto de yacimiento y museo, de los más representativos y mejor conservados de la cultura castrexa con notables influencias producto de la invasión romana.

A unos 20 kilómetros de Lugo se encuentra el excepcional Castro de Viladonga

El Castro de Viladonga ocupa un recinto amurallado de una hectárea de superficie que se extiende por toda la cumbre de un promontorio que domina el paisaje de la Terra Chá, en el municipio de Castro de Rei, provincia de Lugo. Se trata de un castro con su mayor apogeo entre los siglos II y V después de Cristo, época de convivencia de las culturas galaico y romana, puesto al descubierto por las excavaciones iniciadas a partir de 1971.

Formalmente es un castro cuyo recinto se rodea de murallas y fosos en torno a una acrópolis central de aspecto casi plano. Su apariencia es la de una ciudadela con dos calles principales y un camino que circunda el poblado y discurre por el interior de la muralla, en paralelo a la misma. Se han descubierto restos de viviendas circulares, las más antiguas, y cuadrangulares, las de influencia romana, organizadas en una especie de barrios con edificios comunales, corrales y almacenes.

El recorrido por el castro es necesario complementarlo con una visita al Museo, abierto al público desde 1983, que se sitúa al pie de la muralla y que alberga y expone unos valiosos restos arqueológicos tanto por cantidad como por calidad. Se trata de objetos de la vida cotidiana de sus pobladores entre los que destacan armas, juegos, aperos de labranza, cerámica, objetos ornamentales, etc.

A unos 20 kilómetros de Lugo se encuentra el excepcional Castro de Viladonga
Comentarios