14 de noviembre, Día Mundial de la Diabetes

8286152103_b624d39f68_b
Prueba diabetes.

La diabetes es una enfermedad crónica que, en caso de no estar bien controlada, puede ser causa de un elevado número de complicaciones para nuestra salud.

14 de noviembre, Día Mundial de la Diabetes

El 14 de noviembre se celebra, anualmente, el Día Mundial de la Diabetes. La diabetes es una enfermedad crónica generada por un mal funcionamiento del páncreas en la formación de la insulina, la hormona encargada de regular los niveles de glucosa en sangre. Unos valores elevados de glucosa en sangre, es decir una hiperglucemia, provocan un sinfín de alteraciones a nivel de diferentes órganos del cuerpo humano.

El número de personas con diabetes ha aumentado, según datos de la OMS, de 108 millones en 1980 a 422 millones en 2014. Siendo su prevalencia más elevada en países con ingresos económicos medios y bajos. Se estima que en 2012, la diabetes fue causa directa de muerte en 1,5 millones de diabéticos, y otros 2,2 millones de muertes pudieran ser atribuibles a esta enfermedad. Además de la carga mortal que supone esta enfermedad, la diabetes es causa de un elevado número de complicaciones fisiológicas, como son los accidentes cerebrovasculares, la insuficiencia renal o diversos casos de ceguera.

Este año, bajo el lema “Ojo con la Diabetes”, se quiere hacer un especial hincapié en esta enfermedad por su relación directa con la aparición de retinopatías. La retinopatía diabética es una complicación de la diabetes y una de las causas principales de la ceguera. Ocurre cuando la diabetes daña a los pequeños vasos sanguíneos de la retina, que es el tejido sensible a la luz situado en la parte posterior del ojo. Todas las personas diabéticas corren el riesgo de desarrollar la retinopatía diabética. Por eso, todas estas personas deben hacerse un examen completo de vista con dilatación de la pupila, al menos una vez al año. La retinopatía diabética frecuentemente no ofrece ninguna señal de advertencia temprana. No espere a tener síntomas.

Uno de cada dos adultos con diabetes está sin diagnosticar. Esto significa que muchas de estas personas pueden presentar ya complicaciones relacionadas con la diabetes, complicaciones del tipo accidentes cerebrovasculares, enfermedad renal, retinopatías o neuropatías, mencionadas anteriormente. Los síntomas que pueden llevar a sospechar un cuadro de diabetes son un exceso de sed diario, pérdida de peso sin causa aparente, ganas frecuentes de orinar, visión borrosa o falta de energía, entre otros muchos.

La solución más eficaz para reducir la carga de diabetes en el mundo es la prevención. La dieta saludable, la actividad física regular, el mantenimiento de un peso corporal normal y evitar del consumo de tabaco previenen la diabetes de tipo 2 o retrasan su aparición. Las complicaciones de la diabetes se pueden prevenir o retrasar su aparición manteniendo unos niveles óptimos de glucosa en sangre, presión arterial y colesterol tan cerca como sea posible de los valores estimados como más óptimos. Muchas complicaciones se pueden detectar en edades tempranas mediante programas de cribado que permitan tratarlas antes de que se vuelvan más serias. 

14 de noviembre, Día Mundial de la Diabetes
Comentarios