Tras 14 años sin verse, la fiebre amarilla regresa a Venezuela en medio de una crisis sanitaria

Colocación de una vacuna. /Mundiario
Vacuna. / RR SS.

El país caribeño enfrenta otro reto además de la debacle política y social que vive: una crisis en el sector de la salud. Tras confirmarse la reaparición de la malaria, ahora se reporta un caso de fiebre amarilla luego de años de haber sido erradicada. El Gobierno guarda silencio, algo que preocupa a los expertos.

Tras 14 años sin verse, la fiebre amarilla regresa a Venezuela en medio de una crisis sanitaria

En Venezuela se ha detectado un caso de fiebre amarilla luego de 14 años sin saber de ella, lo que ha preocupado a expertos y confirma lo que ya es un secreto a voces: la debacle del sistema sanitario del país que pasa por una de las mayores crisis políticas y sociales del continente. Venezuela enfrenta una crisis humanitaria que el Gobierno chavista, ni la oposición, ni los vecinos países han logrado manejar.

La persona registrada con dicha enfermedad ha sido un hombre de 46 años de la etnia pemón, que logró sobrevivir, pero que no ha recibido ninguna ayuda de parte del Gobierno de Nicolás Maduro, que continua con su hermético silencio.

Quizás te interese ver:

El hombre vive en Kamarata, una localidad ubicada en el Parque Nacional Canaima, en el interior de la selva del estado Bolívar, al sur de Venezuela. Por sus propios medios logró llegar hasta el hospital Ruiz y Páez en Ciudad Bolívar, a más de 500 kilómetros de su vivienda, donde fue examinado hasta que los médicos establecieron que tenía síndrome febril ictero-hemorrágico e insuficiencia renal aguda que requirió diálisis. Dos meses después salió recuperado del hospital y hace solo dos semanas los expertos recibieron los resultados de los análisis de las muestras de sangre enviadas al Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel, en Caracas, que dan como positivas para el virus de la fiebre amarilla.

El caso fue difundido apenas el pasado fin de semana en un boletín extraordinario de la Sociedad Venezolana de Salud Pública y la Red Defendamos la Epidemiología Nacional. El virus es uno de los más importantes a notificar dentro del reglamento sanitario internacional, algo que parece obviar el Gobierno venezolano. Desde el 2017, el Ministerio de Salud no ha publicado estadísticas públicas para ciudadanos ni médicos sobre el comportamiento de los brotes o bien, otras informaciones sobre la salud pública nacional.

Venezuela es uno de los países latinoamericanos con transmisión endémica de fiebre amarilla. Desde 1997 se han confirmado 71 casos autóctonos de la enfermedad, incluyendo el más reciente. Los peores brotes ocurrieron entre 1998 y 1999, con 15 casos y 4 defunciones, entre ellas, la de un turista estadounidense. Asimismo, entre 2002 y 2005 se expandió por siete estados donde se confirmaron 55 casos, de los cuales, 27 perecieron.

El Ministerio de Salud sigue sin reconocer y mucho menos alertar sobre el caso. El problema escaló hasta la Asamblea Nacional, en manos de la oposición: “Ante un brote de esta magnitud, los protocolos internacionales establecen que las autoridades deben emitir un boletín epidemiológico y hacer un cerco en donde la vida de las personas sea la prioridad. Hoy denunciamos el enorme silencio de parte del régimen con relación a este problema. Exigimos conocer cuáles son los planes de acción”, sentenció la diputada Manuela Bolívar.

El estado Bolívar, el más grande de Venezuela y cercano al Amazonas, es un lugar donde ocurren muchas de las epidemias. En la actualidad, se tienen registros del paludismo, que se había erradicado en los años 60, el sarampión, que afecta a la población indígena warao y yanomami, y la difteria. Todos han reaparecido en un lapso de tres o cuatro años, desde el 2016. @mundiario 

Tras 14 años sin verse, la fiebre amarilla regresa a Venezuela en medio de una crisis sanitaria
Comentarios