Buscar

MUNDIARIO

Del 1 al 11 de noviembre se celebra el Magosto, fiesta de las castañas

Familiares y amigos se reúnen para asar castañas en una hoguera de leña, degustan el vino nuevo, cantan y bailan alrededor de la hoguera y se tiznan la cara con ceniza.

Del 1 al 11 de noviembre se celebra el Magosto, fiesta de las castañas
Magosto.
Magosto.

Los romanos trajeron a Galicia la planta del castaño, un árbol centenario algunos de más de mil años, cuyo fruto es la castaña recogida durante el otoño, por tal motivo se celebra desde tiempo inmemorial la Fiesta del Magosto.

Magosto procede de las palabras latinas Magnun Ustum, que significa Fuego Mágico y es que las castañas, el fuego, el vino nuevo se interrelacionan en la Fiesta del Magosto.

Desde el 1 al 11 de noviembre, conmemoración de Todos los Santos a San Martín, en pueblos de Galicia, Portugal, Asturias, Cantabria y León se reúnen familiares y amigos para asar castañas en una hoguera de leña, encima se pone una plancha metálica con agujeros, o una olla grande alta o un un tixolo, sartén con agujeros, donde se ponen las castañas con un corte para que no exploten. Mientras  se asan, los amigos concurrentes degustan el vino nuevo, cantan y bailan alrededor de la hoguera, y se ponen ceniza en la cara.

Esta tradición también tiene raíces de las Naciones Celtas, ya que se espera que los espíritus de los antepasados vengan a sus casas a calentarse al lado del fuego en la lareira donde se asan las castañas: Fiesta del Magosto, de las castañas, del fuego, la cosecha del vino nuevo.

Actualmente en Galicia se celebran muchos Magostos en una plaza de un pueblo o ciudad o en una lareira de muchas casas rurales. En las capitales se limitan a comprar un cartucho de castañas en el carrito callejero.

Resumiendo:

Celebremos la Fiesta del Magosto; reunámonos con la familia, los amigos y los vecinos. Disfrutemos del extraordinario sabor de unas castañas asadas con leña, bebamos el vino nuevo, cantemos y bailemos alrededor de la hoguera, tiznémonos la cara con ceniza y dejemos el fuego encendido para la llegada de nuestros antepasados a calentarse en sus hogares. @mundiario