¿Por qué la UE planea prohibir empastes con mercurio para 2025?

Dentistas. / RR SS
Dentista. / RR SS
La medida se suma a la restricción que impide su aplicación en menores de 15 años y en mujeres embarazadas, vigente desde julio de 2018.
¿Por qué la UE planea prohibir empastes con mercurio para 2025?

La Unión Europea ha tomado una decisión contundente con respecto al uso de empastes dentales que contienen mercurio: a partir de enero de 2025 quedará completamente prohibido su uso en todo el territorio comunitario. Esta medida se suma a la restricción que impide su aplicación en menores de 15 años y en mujeres embarazadas, vigente desde julio de 2018. 

El motivo principal detrás de esta prohibición es el hecho de que los empastes con amalgama de plata liberan pequeñas cantidades de mercurio, que pueden ser inhaladas y penetrar en el cuerpo humano. Aunque se ha señalado que la liberación de mercurio desde las amalgamas es mínima, el momento de mayor exposición ocurre durante la colocación o la retirada de los empastes.

Óscar Castro Reino, presidente del Consejo General de Dentistas de España, ha proporcionado cierta tranquilidad al respecto, explicando que las amalgamas ya colocadas no deben ser reemplazadas a menos que estén defectuosas y requieran un nuevo tratamiento. Por tanto, aquellos que ya tienen empastes con amalgama de plata no necesitan preocuparse, a menos que surja alguna complicación que requiera intervención dental.

Dudas sobre los efectos en la salud 

El uso de la amalgama de plata ha sido objeto de controversia debido a su impacto ambiental y las dudas sobre sus efectos en la salud humana. 

"No podemos tolerar los posibles riesgos para la salud cuando hay otras soluciones disponibles", ha asegurado Virginijus Sinkevicius, comisario de Medio Ambiente de la UE, en un comunicado reciente, enfatizando la preocupación por los riesgos asociados con el mercurio en los empastes dentales.

Los estudios científicos han indicado que la exposición a la amalgama de plata puede provocar liberación de mercurio en el organismo, especialmente cuando se expone a bebidas calientes o en casos de bruxismo (rechinar de dientes involuntario). El mercurio puede acumularse en el cuerpo a través de la saliva y sus efectos pueden no ser detectados hasta que el daño es irreversible.

Aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha considerado la amalgama de plata como una potencial fuente de mercurio tóxico, no todos los casos de exposición a este compuesto resultan en riesgos tóxicos, según la OMS.

La decisión de la UE busca minimizar los riesgos para la salud asociados con el uso de la amalgama de plata en empastes dentales, buscando alternativas más seguras y efectivas para los pacientes. @mundiario

Comentarios