Probióticos: microorganismos beneficiosos para la salud

Flora intestinal.
Flora intestinal.
Los probióticos son seres vivos. La vía de administración más común es oral, a través de tabletas o cápsulas.
Probióticos: microorganismos beneficiosos para la salud

¿Qué son los probióticos?

Los probióticos son microorganismos vivos que, cuando se administran en cantidades adecuadas, proveen un sin número de beneficios a la salud. Hay tres puntos importantes a tener en cuenta cuando se trata de probióticos:

  1. Microorganismos vivos: Los probióticos son seres vivos. Existen muchos alimentos alrededor del mundo, en particular los fermentados, que contienen microorganismos vivos. Algunos ejemplos incluyen kimchi, kombucha, sauerkraut, miso, dosa y cortito. El yogur, uno de los alimentos fermentados más famosos, también contiene una cantidad importante de microorganismos.

  2. Diferencia entre alimentos fermentados y probióticos: Aunque muchos alimentos fermentados son saludables, no todos son probióticos. Para ser considerados como tal, los probióticos deben demostrar beneficios para la salud en estudios clínicos controlados.

  3. Formulaciones y uso de probióticos: Los probióticos pueden venir en diversas formas. La vía de administración más común es oral, a través de tabletas o cápsulas. También se pueden agregar a yogures, leches fermentadas e incluso quesos. Algunas formas de probióticos no requieren refrigeración. Además, existen productos en forma de gel para uso vaginal o como crema para la piel.

¿Qué probiótico debería usar?

Esta es una pregunta común, pero difícil de responder en pocas palabras. Los ensayos clínicos varían, y hay diferencias entre las cepas utilizadas, especialmente si son productos patentados. La duración y la dosis de uso también dependen de la condición del paciente. Lo mejor es informarse y luego sugerir probióticos en específico, siempre basándonos en estudios clínicos relevantes. Sin embargo, es importante recordar que los probióticos no deben reemplazar el tratamiento médico.

Asegúrate de acudir a una farmacia de buena reputación para adquirir este y todo tipo de medicamentos. Por ejemplo, puedes comprar probioticos farmacia 4 estaciones.

Doce datos importantes sobre los probióticos

  1. No solo son buenos para tu intestino: Muchas personas también los utilizan para el cuidado de la piel, como en el caso del eczema o ciertos tipos de acné. Incluso se aplican en el cuero cabelludo para tratar el crecimiento de hongos o candidiasis. Además, existen probióticos específicos para la boca y la zona vaginal. Estos microorganismos no solo actúan en el intestino, sino también en otras partes del cuerpo, tanto interna como externamente.

  2. El opuesto de un probiótico es un antibiótico: El uso excesivo de antibióticos puede tener consecuencias negativas. Por ejemplo, la resistencia bacteriana puede aumentar, lo que significa que algunos microorganismos se vuelven resistentes a los antibióticos. Además, los antibióticos pueden afectar negativamente el sistema inmunológico y prolongar infecciones virales.

  3. Efectos secundarios menores de los antibióticos: Los antibióticos pueden causar problemas digestivos como diarrea o estreñimiento. Además, la resistencia bacteriana se desarrolla con el tiempo. Cuando tomas antibióticos, no eliminas todos los microorganismos; algunos resistentes sobreviven y transmiten sus genes. Eventualmente, los antibióticos pueden dejar de funcionar y las infecciones pueden empeorar.

  4. Aprende de los errores de los demás: Utiliza los antibióticos con moderación. Si debes tomar antibióticos, considera tomar un probiótico al mismo tiempo.

  5. Los animales de cría reciben muchos antibióticos: Desafortunadamente, la mayoría de los antibióticos que consumimos provienen de los animales que comemos. Esta práctica tiene consecuencias. Por ejemplo, puede provocar un crecimiento excesivo de cándida, ya que los antibióticos eliminan las bacterias, pero no las levaduras ni la cándida. El delicado equilibrio en tu intestino es alterado.

  6. Microbios Patógenos: Cuando los microbios se vuelven patógenos, pueden crecer en cantidades excesivas y causar problemas. Si experimentas este problema, considera tomar un probiótico como el kéfir y evita todos los azúcares.

  7. Antibióticos Naturales: El ajo, el orégano, la plata coloidal, el extracto de nuez negra y el aceite de árbol de té actúan como antibióticos naturales. A diferencia de los antibióticos convencionales, generalmente no tienen efectos secundarios negativos. El arándano también es beneficioso para la salud de la vejiga.

  8. Kéfir vs. Yogur: El kéfir es superior al yogur. Contiene microbios más diversos, incluyendo levaduras y bacterias amigables. A diferencia del yogur, los microbios del kéfir pueden sobrevivir al ácido estomacal.

  9. Ácido Estomacal y Microbios: Si tu ácido estomacal es débil o tiene un pH inadecuado, ciertos microbios pueden pasar la barrera estomacal. Esto puede resultar en un crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado (SIBO, por sus siglas en inglés). Sospecha de SIBO si los probióticos empeoran la hinchazón.

  10. Manejo del SIBO: Si sospechas de SIBO, evita el consumo inmediato de probióticos. En su lugar, toma hidrocloruro de betaína y utiliza antibióticos naturales (como el ajo y el orégano). El ayuno también puede ayudar a restablecer la salud intestinal.

  11. Vegetales Cultivados en el Suelo: Los vegetales cultivados en suelo son excelentes probióticos. Los productos cultivados hidropónicamente carecen de niveles comparables de microbios. Opta por vegetales cultivados en suelos fértiles para obtener el máximo beneficio.

  12. Meta-bióticos: Los meta-bióticos se refieren a las sustancias producidas por los probióticos. Consumir alimentos ricos en probióticos, como el chucrut, proporciona no solo probióticos sino también sus beneficiosos subproductos.

 

Comentarios