Los nitazenos, la droga callejera 40 veces más potente que el fentanilo

Los nitazenos son una clase de opioides sintéticos. / RR SS.
Los nitazenos son una clase de opioides sintéticos. / RR SS.
Según informes, estas sustancias, que son difíciles de detectar y extremadamente peligrosas, han cobrado la vida de más de 200 personas en Europa y Norteamérica desde 2019.
Los nitazenos, la droga callejera 40 veces más potente que el fentanilo

El condado de Boulder, Colorado, se encuentra en alerta tras confirmarse dos muertes relacionadas con el consumo de una peligrosa clase de opioides sintéticos conocidos como nitazenos. Estos fallecimientos, ocurridos en 2023, son los últimos registrados en Estados Unidos vinculados a estas sustancias, que representan una amenaza cada vez mayor para la salud pública.

A pesar de que la mayoría de los sistemas sanitarios no pueden detectar los nitazenos, se estima que más de 200 muertes en Europa y Norteamérica desde 2019 tienen relación con su consumo, incluyendo 11 casos en Colorado desde 2021. De manera preocupante, una de las dos muertes en el condado de Boulder se vincula con una nueva formulación de nitazeno, identificada como N-Desetil etonitazeno, la cual se presume como la primera muerte por este compuesto.

Christopher Holstege, profesor de medicina de urgencias y pediatría en la Universidad de Virginia, ha brindado su perspectiva sobre la gravedad de esta situación. Holstege, quien también dirige el Centro de Toxicología de Blue Ridge, ha explicado que los nitazenos son extremadamente potentes y mortales, lo que los convierte en una amenaza significativa para la salud pública.

Los nitazenos son una clase de opioides sintéticos que engloba más de 20 compuestos únicos, entre ellos el isotonitazeno, protonitazeno, metonitazeno y etonitazeno. Aunque no están controlados por ninguna ley o convención, representan un riesgo considerable para la salud, especialmente al ser utilizados como drogas de diseño en las calles.

No aprobadas para uso médico

Estas sustancias, desarrolladas inicialmente en la década de 1950 por los laboratorios de investigación farmacéutica de la empresa suiza CIBA, nunca fueron aprobadas para uso médico en humanos por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. Sin embargo, resurgieron como drogas callejeras en 2019, aprovechando lagunas legales y convirtiéndose en un problema cada vez más grave.

Desde su aparición, los nitazenos han sido responsables de cientos de muertes por sobredosis en Europa y Estados Unidos. Aunque se han identificado como drogas ilegales en varios países, su naturaleza altamente potente y la falta de conciencia entre los profesionales médicos han dificultado la contención de su propagación.

Los síntomas de una sobredosis de nitazeno se asemejan a los de otros opiáceos clásicos, como la morfina y el fentanilo, e incluyen pupilas reducidas y ralentización del sistema respiratorio y nervioso central, pudiendo llevar a la muerte rápidamente. Aunque la naloxona, también conocida como Narcan, se considera efectiva para revertir los efectos de la sobredosis, pueden ser necesarias múltiples dosis potentes para contrarrestar los efectos letales de los nitazenos. @mundiario

Comentarios