Más de 400 millones de personas en el mundo necesitan audífonos

Un niño hipoacúsico enseña a su padre el lenguaje de signos en Bouaké, Costa de Marfil. / UNICEF.
Un niño hipoacúsico enseña a su padre el lenguaje de signos en Bouaké, Costa de Marfil. / UNICEF.
Según la OMS, en un mundo que cada vez oye menos, sólo una de cada cinco personas que lo necesitan accede realmente a la rehabilitación auditiva.
Más de 400 millones de personas en el mundo necesitan audífonos

En un mundo donde la pérdida de audición es una creciente preocupación de salud pública, la agencia sanitaria de la ONU ha lanzado un estudio revelador que pone de manifiesto los desafíos y las soluciones para abordar esta problemática. Según este informe, más de 400 millones de personas en todo el mundo necesitan audífonos, pero lamentablemente, solo el 20% de ellas tiene acceso a estos dispositivos esenciales para mejorar su calidad de vida.

Shelly Chadha, responsable del trabajo de la OMS sobre prevención de la sordera y la pérdida de audición, advierte que solo una de cada cinco personas que necesitan rehabilitación auditiva realmente accede a ella. Este dato alarmante subraya la urgente necesidad de abordar los obstáculos que impiden que las personas accedan a los servicios de audición adecuados.

Uno de los principales obstáculos identificados es la escasez mundial de especialistas en audición. Ante esta situación, la Organización Mundial de la Salud ha desarrollado nuevas directrices que abogan por un enfoque innovador basado en la distribución de tareas entre especialistas altamente capacitados y no especialistas con formación adecuada. Este enfoque podría ser fundamental para proporcionar servicios de audífonos en países con recursos limitados.

Además, el estudio proyecta que para el año 2050, casi 2.500 millones de personas experimentarán algún grado de pérdida de audición, con al menos 700 millones necesitando rehabilitación auditiva. Esta situación presenta un desafío aún mayor, especialmente en la prevención de la pérdida de audición causada por prácticas auditivas inseguras, que afecta a más de mil millones de adultos jóvenes en riesgo.

Mitos y prejuicios

La OMS estima que la pérdida de audición no tratada conlleva una pérdida fiscal anual de casi un billón de dólares en todo el mundo. Sin embargo, la inversión adicional requerida para ampliar los servicios de atención auditiva y del oído es mínima en comparación con el impacto económico y social de la pérdida de audición no tratada.

Además de los desafíos estructurales, el organismo sanitario también hace hincapié en la necesidad de abordar los mitos y prejuicios arraigados en la sociedad que obstaculizan el acceso a la atención auditiva. Mitos como la creencia de que solo las personas mayores padecen pérdida de audición o la percepción errónea de que los audífonos son costosos e ineficaces contribuyen a la estigmatización y a la falta de tratamiento adecuado. @mundiario

Comentarios